Últimos Artículos:

Doctor Strange

‘Hechizo roto’

Dirección: Scott Derrickson| Guion: Scott Derrickson, C.Robert Cargill | Reparto: Benedict Cumberbacht, Chiwetel Ejiofor, Mads Mikkelsen, Tilda Swinton, Rachel McAdams | Fotografía: Ben Davis | Música: Michael Giacchino | Basado en: Doctor Extraño, Creado por Steve Ditko y Stan Lee | Año estreno:  2016

A finales de los 60, Doctor Strange (o Doctor Extraño, como lo hemos conocido siempre en España) encontró un público fiel en los ambientes universitarios cercanos a la contracultura. Las jóvenes mentes empapadas en LSD se zambullían en las lisérgicas aventuras del personaje para viajar a insólitas y retorcidas dimensiones. El Doctor Extraño se convirtió en un icono alternativo, especialmente durante la etapa de Steve Englehart y Frank Brunner, durante la cual, las historias tuvieron como combustible las mismas drogas que consumían sus lectores. Desgraciadamente, los alucinógenos parecen haber tenido poco o nada que ver en la gestación de la adaptación al cine que nos ocupa. Posiblemente, la mejor manera de describir Doctor Strange sea diciendo que es un remake encubierto de Iron man. Puede sonar injusto o reduccionista, pero también es el síntoma que mejor resume y explica los problemas de una película, que hace lo que puede para caer simpática a la vez que asombrar, pero en la que la suma es mucho menos que las partes.

Stephen Strange (Benedict Cumberbacht), arrogante neurocirujano, se embarca en un viaje a Katmandu tras sufrir un accidente que le priva del uso de sus manos. Allí, entra en contacto con La Anciana (Tilda Swinton), maestra de las artes místicas, que lo introduce en el estudio de la magia. Una clásico relato de orígenes, que pronto comienza a chirriar por un exceso de premura. El guión de Derrickson y Cargill parece mas preocupado por amontonar personajes, eventos y referencias, como tachando items de una lista, que por narrar una historia con entidad propia. Doctor Strange deviene en un intento un poco desesperado por ofrecer absolutamente todo lo que cabría esperar de una película del personaje. Ahí están sus mentores y sus enemigos, el Sancta Sanctorum, los cachivaches mágicos, los viajes astrales y hasta un interés amoroso creado ad hoc. Lo único que parece faltar en la cinta es tiempo, algo irónico, teniendo en cuenta que también hay saltos temporales. Uno diría que para poder contar todo lo que querían, sus responsables habrían necesitado una película de cuatro horas.

Doctor Strange

© Walt Disney Pictures

En medio de este caos, hay momentos inspirados, claro. La presentación de La Anciana, que constituye un momento de autentico delirio visual, una persecución bastante bien resuelta, inspirada en las figuras imposibles de M.C. Escher o un imaginativo climax. El problema es que el portentoso apartado visual de la cinta nunca discurre a la par que la historia, mas ocupada en dejar preparado al personaje para futuras apariciones. El aprendizaje del Doctor resulta insultantemente atropellado, lleno de apuntes a personajes y tramas que no van a ningún sitio. También la relación con Mordo (Chiwetel Ejiofor) y Christine Palmer (Rachel McAdams) quedan desdibujadas, al no quedar apenas tiempo para desarrollarlas. Y por encima de todo, flota la aplastante sensación de que sus responsables estaban demasiado asustados como para salirse del programa, algo bastante grave, siendo el Doctor Extraño un personaje que pide a gritos un grado de locura que no han sabido insuflarle.

Doctor Strange es un entretenimiento eficaz. Es divertida, esta bien realizada y excelentemente interpretada, además de contar con el apartado visual mas imponente de la temporada. Pero Disney tienen una agenda cada vez mas apretada. Robert Downey Jr. no va a ser Iron man toda la vida y hace falta un actor y un personaje de un carisma equiparable, que puedan servir de reemplazo y ejercer de líder. Cumberbatch es el candidato perfecto y Doctor Strange es en gran medida una maniobra para presentarle así. El éxito de las películas de Marvel siempre ha consistido, en parte, en ser capaces de venderte la siguiente, presentado personajes, abriendo tramas y tendiendo puentes entre los rincones de su universo. El equilibrio entre marketing y diversión ha formado parte de su formula desde el principio, y resulta triste ver como la balanza se inclina del lado equivocado. Pero lo que resulta aun mas triste es salir del cine después de ver una película en la que, en teoría, todo funciona y tener la sensación de haber presenciado un incómodo trámite.

Doctor Strange

© Walt Disney Pictures

Acerca de Davor Padilla (17 Artículos)
Davor Padilla vende discos y películas. A veces también ve alguna y discute enérgicamente sobre ella. Planea mudarse a una piña en el fondo del mar, pero entre tanto vive en Sevilla.

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s