Últimos Artículos:

Grupo 7

‘La cara B de la Marca España’

Dirección:  Alberto Rodríguez | Guion: Rafael Cobos | Reparto:Antonio de la Torre, Mario Casas, Joaquín Núñez, Inma Cuesta, Julián Villagrán | Fotografía: Alex Catalán | Música: Julio de la Rosa |  Año estreno: 2012

Resulta evidente que el cine español ha cambiado. En gran medida debido a la entrada masiva de las televisiones en la producción de largometrajes y con ello un mayor empeño en rentabilizar sus inversiones, pero también por la oleada de realizadores influenciados por un cine de carácter más universal y no centrado casi en exclusividad en detalles del folclore o la cultura de su país. Dentro de ese grupo destaca Alberto Rodríguez, director sevillano que a pesar de contar con varios films en su haber ha alcanzado la cima en tiempos recientes con la vibrante ‘La Isla Mínima’ (2014). En su última cinta alcanza la plenitud de un estilo que combina el thriller policiaco de factura mayoritariamente hollywoodiense con una capacidad asombrosa para no abandonar por ello el retrato de las peculiaridades y entrañas de nuestro país. De todas formas hay que decir que, a pesar de no recibir el mismo nivel de reconocimiento en forma de premios y audiencia, dos años atrás ya hizo otra buena demostración de esto mismo con la cinta que nos ocupa. Y es que ‘Grupo 7’ no solo es una notable película de acción y suspense policíaco, sino un veraz retrato de un episodio poco conocido de nuestra historia reciente y de una de las grandes lacras de la sociedad moderna.

La Expo del 92 de Sevilla fue todo un acontecimiento no solo para la propia ciudad andaluza, sino que sirvió de escaparate para todo el país. Nada podía fallar y en el año 87 se activaron diversos grupos de policías antidroga para intentar extirpar el tráfico de estupefacientes en el centro de la ciudad, algo que solo podía dañar la imagen que intentaba proyectarse en el evento que estaba por llegar. En ese ambiguo limbo entre inspiración en la realidad y la ficción, la trama nos presenta las actuaciones del Grupo 7, el cual trabajará al límite de la legalidad para combatir a las mafias de la droga dentro del tristemente famoso barrio de “Las 3.000 viviendas”. Sus métodos, basados en la violencia, la extorsión y el contacto directo con informantes de todo tipo y a todos los niveles, no solo les concederán un alto grado de efectividad en sus redadas e incautaciones, sino que les hará cuestionarse todo aquello relativo a la moral dentro de sus propias acciones. Si algo le concede a ‘Grupo 7’ ese aire de autenticidad es su estética realista tanto en la fotografía de Alex Catalán como en el uso de las más que creíbles localizaciones elegidas para la ocasión. Por momentos fugaces nos da la impresión que Rodríguez quisiera acercarse a una visión del policíaco más cercana a la de William Friedkin en ‘The French Connection, Contra el Imperio de la Droga’ (‘The French Connection’, 1971) que a los productos habituales del género en tiempos contemporáneos.

Grupo 7

© Warner Bros. Pictures

El otro elemento clave en la solidez de la película se encuentra en su elenco. Que Alberto Rodríguez es un buen director de actores está más que probado. Si en su última película logró las mejores interpretaciones de los habitualmente encasillados Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo, en esta ocasión no se queda atrás. La interpretación milimétrica de Antonio de la Torre quizás no sorprenda demasiado, ya que se corresponde con el nivel al que nos tiene acostumbrados. Suya es la pantalla en cada una de sus apariciones, siempre un paso por encima de la mayoría del reparto. Mucho más sorprendente resulta el nivel de credibilidad interpretativa de Mario Casas, en cierto modo coprotagonista del film y que no solo logra mantener una dignidad en pantalla desconocida en él, sino que por momentos logramos entender lo que dice en su totalidad. El reparto se completa con rostros tan reconocibles como Inma Cuesta, Alfonso Sánchez o Carlos Olalla entre otros. Me gustaría destacar por encima de todo el conjunto de secundarios la labor de Joaquín Núñez como uno de los miembros del Grupo 7 y Julián Villagrán, sencillamente apoteósico en su breve pero capital rol de yonki informante del grupo policial en el peligroso barrio.

Podemos pues concluir que estamos ante una bastante acertada muestra del que podríamos denominar como “nuevo cine español”. Acertada no solo por la solidez de la película resultante, sino porque puestos a producirse acercamientos hacia un cine en cierto modo foráneo en el sentido más formal, el camino a seguir debería ser el de cintas como ‘Grupo 7’ y no el mero calco de historias previas en el cine de género norteamericano. Y es que al igual que se comenta en un momento de la película, no todos pueden ser “Los Hombres de Harrelson”.

Grupo 7

© Warner Bros. Pictures

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s