Últimos Artículos:

Dos Buenos Tipos

‘Diversión de la vieja escuela’

Dirección: Shane Black | Guion: Shane Black, Anthony Bagarozzi | Reparto: Ryan Gosling, Russell Crowe, Angourie Rice, Matt Bomer, Kim Basinger | Fotografía: Philippe Rousselot | Música: David Buckley, John Ottman |  Año estreno: 2016

Vivimos una época en la que el factor nostálgico es la esencia de multitud de grandes proyectos, lo cual ha provocado la resurrección de sagas antaño enterradas o ha impulsado nuevas temporadas de series míticas. De manera sorprendente, lo que podría verse como una consecuencia más del agotamiento de ideas y la falta de sentido de riesgo en la industria cinematográfica, ha dado como resultado algunas de las mejores cintas de los últimos años (‘Mad Max: Furia en la Carretera’ o ‘Creed: La Leyenda de Rocky’ entre otras). En una corriente de este tipo, era inevitable que Shane Black terminase de resurgir de sus cenizas después de la refrescante ‘Kiss Kiss Bang Bang’ y la sorprendente ‘Iron Man 3’, para regalarnos una película de la categoría de ‘Dos Buenos Tipos’. Y es que estamos ante una historia que es pura nostalgia en sí misma hacia las Buddy Movie de los 80, género auspiciado por el propio Black con la primera entrega de ‘Arma Letal’. Un film tremendamente divertido y todo un puñetazo en el estómago para cualquiera que ponga en duda que el séptimo arte está de todo menos muerto.

La historia nos presenta a dos auténticos antihéroes dignos de la mejor escuela ochentera, interpretados por unos inspirados Ryan Gosling y Russel Crowe. El primero es un detective privado viudo que sobrevive con encargos ridículos mientras que Crowe aporta su entidad interpretativa a un matón a sueldo que, tras un primer encuentro poco agradable con el personaje de Gosling, aliará fuerzas con éste para intentar resolver el misterio de la desaparición de una chica, relacionada con la muerte de una estrella porno y una cada vez más enrevesada conspiración que quizás alcance a las más altas esferas. El escenario elegido para la ocasión resulta idóneo para una trama de signo detectivesco decadente, la ciudad de Los Ángeles en los años 70. Si con sus anteriores films Shane Black reinventaba o reenfocaba en cierto modo su estilo como guionista –hay que recordar que no debuta como director hasta 2005 con la anteriormente mencionada cinta protagonizada por Robert Downey Jr.-, en esta ocasión realza de manera excepcional los elementos puramente cómicos. Especialmente divertidas son muchas de las escenas protagonizadas por un soberbio Ryan Gosling, el cual borra de un plumazo cualquier atisbo de duda que pudiera quedar de que es capaz de hacer algo más que poner su genuinamente patentada “mirada Gosling” – entiéndase por ello cuando pone cara de palo mientras mira al infinito pensando en sí dejó puesta la lavadora o no-. Aunque algo más desdibujada su aportación en la película, Russel Crowe tiene también sus momentos de inspiración en un rol de signo mucho más físico pero en el que parece defenderse con mucha comodidad. Sería de agradecer que a este antaño titán de la interpretación le llegasen más papeles de este tipo, roles de signo secundario que con sus capacidades y carisma enriquecen a cualquier historia.

Dos-Buenos-Tipos-1

© Tripictures

No sería de justicia dejar sin destacar la labor interpretativa de la joven Angourie Rice, la cual en su papel de la hija del detective protagonista ejerce de perfecto contrapunto y balance para ese mano a mano tan disfrutable entre dos atípicos actores populares. No solo está perfecta en su papel, sino que en ningún momento se arruga en la multitud de escenas compartidas con el dúo protagonista. Del resto del reparto, más allá de poder comprobar que Kim Basinger sigue viva, destacaría el pequeño pero estimulante papel como villano de un Matt Bomer fuera de sus registros habituales. No son pocas las cosas que tiene en común esta cinta con la incomprendida ‘Puro Vicio’ (‘Inherent Vice’, Paul Thomas Anderson, 2014), tanto a nivel de escenario como de temática y perfiles de personajes. Sin embargo, aquellos que encontrasen algo difusa la magistral propuesta argumental de Anderson, quizás agradezcan el carácter mucho más directo y esquemático de la cinta que nos ocupa. Su carácter en cierto modo asequible no la hace más simple, ya que hay lugar para la reflexión en torno a los protagonistas, especialmente hacia la tragedia latente del detective y su hija, aunque la forma que Black tiene de afrontar un pasado tan terrible sea a través de una irónicamente amarga sonrisa en el rostro del propio Ryan Gosling.

Puede que no estemos ante la mejor película del año –tampoco pretende serlo-, pero ‘Dos Buenos Tipos’ ofrece mucho más de lo que la mayoría de sus compañeras de género en los últimos tiempos. Una pequeña joya cuyo visionado despertará en cualquier amante al cine que se precie, la sensación de beber después de mucho tiempo un exquisito licor que a través de su intenso sabor nos hace recordar aquellas sensaciones que creíamos perdidas. Un pequeño pedazo atemporal de buen cine, de ese que se puede disfrutar desde que uno tiene pelusilla en la barbilla hasta que esté peinando canas. El rey de la Buddy Movie ha vuelto. ¡Larga vida al Rey!

Dos-Buenos-Tipos-2

© Tripictures

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s