Últimos Artículos:

El Ministerio del Tiempo T.2

‘Tiempo mejorado’

Showrunner: Javier Olivares | Dirección: Marc Vigil, Abigail Schaaff, Jorge Dorado | Guion: Javier Olivares, Anaïs Schaaff, Javier Pascual | Reparto: Aura Garrido, Nacho Fresneda, Hugo Silva, Rodolfo Sancho, Cayetana Guillén Cuervo | Música: Darío González Valderrama | Año estreno: 2016

Aun sin la renovación –inexplicablemente– de una tercera temporada, los ministéricos de España –y del mundo– seguimos con la resaca de aquello que fue una tanda de episodios más que notable. Ya lo mencionábamos en el análisis de la primera temporada, ‘El Ministerio del tiempo’ es un hecho insólito en España, nunca antes una ficción de nuestro país había desatado tal fenómeno fan en torno a sus protagonistas. Pero, ¿cómo mejorar aquella primera temporada que fue tan memorable? Con trabajo. Con mucho trabajo.

Para empezar, los capítulos de esta tanda han ido desarrollando progresivamente temas más personales, especialmente desde aquel final de la primera temporada en el que se nos descubrió el personaje de Leiva y, por tanto, la vida privada de Irene Larra. Ya en la segunda, hemos podido conocer al pequeño Salvador o al hijo de Ernesto –yoytuber que se hace llamar Nexus 6, cuyo nombre es originario de Blade Runner, la madre de la ciencia ficción fílmica, ergo no puede ser más acertado dado que, por desajustes temporales es, ni más ni menos, que hermano de Tomás de Torquemada–. Además, la patrulla ha sufrido desbarajustes que Javier Olivares y los suyos han sabido aprovechar a la perfección. La marcha de Julián –Rodolfo Sancho tenía que atender su otro proyecto televisivo ‘Mar de Plástico’ para Antena 3– dejó un vacío en el corazón de Amelia, lo que sirvió de excusa para explorar sus sentimientos, pero también lo dejó en el alma de los ministéricos. Ante este daño, a priori irreparable, llegó un tal Hugo Silva, cuyo don para el humor ha demostrado que sigue intacto. Su personaje, ya de entrada, se apodaba Paccino lo que prometía a los cinéfilos una buena cantidad de esas referencias hipertextuales que buscamos capítulo a capítulo, y las tuvimos. Además se explotó esa jerga ochentera –tiempo del que venía Paccino en contraposición al lenguaje prosaico de Alonso de Entrerríos, lo que originó los mejores momentos de los capítulos en los que participó Silva. En definitiva, la originalidad de los guiones, los gags y un Hugo Silva en su mejor papel televisivo provocaron que los ministéricos nos conformáramos con el cambio y, es más, no siempre se añoró la vuelta de Julián.

© Televisión Española

© Televisión Española

Otro de los personajes que más ha evolucionado a nivel personal ha sido Alonso, quién se ha visto obligado a vivir en el siglo XXI y hacerse a los gadgets de la vida moderna, especialmente con el microondas, con el que mantiene una guerra abierta. Además ha conocido a Elena, la viva imagen de su esposa Blanca. Y es que, los personajes interpretados por Susana Córdoba han dado tanto que hablar que ya se empieza a leer aquello de Susaners –movimiento adscrito a esos Fresnediers, Cayetaners, Julianers o Enciclopelia–.

En cuanto al contenido histórico de los capítulos, hemos podido ver a un Cervantes envenenado por el conocimiento del siglo XXI –maravillosa esa explicación de su “de cuyo nombre no quiero acordarme”–, un Houdini cuyo caso hizo de entrada a Paccino y supuso uno de los mejores de la temporada y de la serie, la representación de la Guerra de Cuba –expandida en los podcast de Julián– o la historia de dos gemelas separadas por el tiempo con una soberbia Alexandra Jiménez en el caso más original de esta tanda de capítulos –donde además, se explora dos historias alejadísimas en tema y tiempo, la de las Sin Sombrero y la de La Vampira del Rabal, lo que hace del capítulo una de las píldoras más interesantes de esta temporada–. Una tanda de episodios que ha dejado boquiabiertos a esos fans insaciables de la serie merecía un final digno, a la altura de lo que había sido el recorrido; y fue entonces cuando salió a flote, una vez más, la genialidad de Javier Olivares acompañado en guion por David Sainz –sí, el de ‘Malviviendo’, para sacarse de la manga un hecho inexplorado hasta la fecha: el cambio del tiempo. Hemos visto en varias ocasiones la necesidad de preservar el tiempo pero nunca se había fracasado en el intento. En ese momento nos deleitamos con una especie de realidad paralela, Felipe II había cambiado la historia para que la Armada Invencible no cayera en suelo inglés, lo que hizo que su reinado fuese atemporal, saltado constantemente entre épocas –nótese la ironía de que era conocido como Felipe, El Prudente. La patrulla tuvo que salir al rescate, no sin antes mostrar a una Irene Larra luchando por esconder su homosexualidad –Amelia tuvo que salir al rescate-, o a Elena y Maite sirviendo a Alonso y Julián.

© Televisión Española

© Televisión Española

Cuando la serie acabó, TVE no se anunció en torno a una tercera temporada, por lo que los ministéricos volvieron a salir por enésima vez al rescate de la ficción. En este caso tiraron de la originalidad que caracteriza a todo lo relacionado con la serie, la solución fue comentar el tag #TiempoDeChupitos tal y como venían haciendo con el resto de capítulos, la diferencia fue que en este caso no hubo episodio, por lo que comentaron las ideas más locas y las tramas más atrevidas que no se habían visto en pantalla. Como viene siendo habitual, fue trending topic y algunos de los creadores como Olivares o Abigail Schäff entraron al trapo comentando “el capítulo”. Una muestra más de que esta ficción tiene que seguir adelante, una reivindicación a la que su creador ha respondido con cautela: para que siga la serie, se han de dar unas condiciones que garanticen su calidad.

En cuanto a los contenidos generados, se ha estrenado ‘Tiempo de confesiones’, web serie de apenas 2 minutos por capítulo protagonizada por Angustias. Además, la marcha de Julián a la Guerra de Cuba se suplió con ‘Tiempo de valientes’, unos podcasts de unos 3 minutos de duración donde contaba sus impresiones. Por lo demás, la intranet sigue creciendo en importancia, los guiones de cada capítulo se ponen a disposición del público, La puerta del tiempo sigue con sus entrevistas semanales, Los archivos del ministerio –los making of– perpetúan la calidad de la ficción y el grupo de WhatsApp Los becarios del ministerio es el objetivo fundamental de muchos ministéricos. Por último, a partir de El tiempo en tus manos, la serie estrenó su primer capítulo en realidad aumentada interactivo, para lo que ha sido la primera ficción en el mundo en hacerlo. En definitiva, la segunda temporada era todo un reto –dado que tenía que superar la calidad de la primera–, desde aquí mi mensaje a todos lo que hacen esta serie posible: reto conseguido. Los ministéricos esperaremos ansiosos que TVE reconozca y salvaguarde la calidad de lo que ya es la serie española más importante de la historia reciente.

© Televisión Española

© Televisión Española

Acerca de Laura Pacheco (29 Artículos)
Adicta a las series, al cine y a los viajes. Soy un desastre ordenado.

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s