Últimos Artículos:

Big Fish

‘La vida de un hombre sencillo convertida en mito’

Dirección: Tim Burton | Guion: John August | Reparto: Ewan McGregor, Albert Finney, Billy Crudup, Jessica Lange, Helena Bonham Carter | Fotografía: Philippe Rousselot | Música: Danny Elfman | Basado en: Novela de David Wallace | Año estreno: 2003

Una película con este título no podía ser pequeña y, desde luego, no lo es. Basada en la novela de David Wallace, quien explica que, en parte, se inspiró en su padre, con un carisma excepcional y en su reciente paternidad para escribir ‘Big Fish: A Novel of Mythic Proportions. El título proviene de una expresión de su padre, que al sentirse atrapado en su pueblo natal marchó a la gran ciudad: no quería ser un pez grande en una charca pequeña. La cinta comienza con Edward Bloom, el protagonista –interpretado de mayor por un fantástico Albert Finney y por Ewan McGregor cuando joven–, que nos relata, gracias a un montaje de varias escenas con elipsis temporales de varios años, como consiguió pescar a El Bestia, el pez que era leyenda por haber rechazado tantos cebos. Pero, como bien sabéis un pez así no quiere cualquier cebo, tiene que pescarse con oro, por ejemplo, con el anillo de Edward Bloom. También se nos presenta a su hijo Will, quien bien podría estar orgulloso de tener un padre tan querido por todos, pero que en realidad está decepcionado con él por ser tan cuentista y no conocerlo de verdad. Pero el padre enferma –conflicto de la trama incidente incitador–, por lo que el hijo, que será padre en un futuro no muy lejano, siente la necesidad de acercarse a su padre y conocer toda la verdad del pasado. Desde ese momento, se dan lugar una serie de flashbacks, como cuentos de tiempos pasados, en los que Will no podrá discernir entre realidad y ficción y, así, es como Tim Burton también hace sentir al espectador.

En esta trama no sólo tendremos el universal conflicto padre-hijo, además tendrá lugar una maravillosa historia de amor y una odisea casi homérica repleta de aventuras increíbles. Edward se cruzará con un gigante, trabajará en un circo, atracará un banco, atravesará bosques malditos, conocerá a unas siamesas orientales y, entre otras muchas cosas, le cambiará la vida a cientos de personas. Siendo así, la novela se desdobla en tan múltiples direcciones que dotarla de estructura cinematográfica sí que tuvo que ser una odisea. Fue necesaria la imaginación del guionista John August, quien añadió, entre otras cosas, un final espectacular y las escenas del circo que, en cierto modo, son el pegamento que mantienen unidos los flashbacks. Si atendemos a cualquier libro sobre cómo escribir guiones, la voz en off no es característica de buen cine. Si creemos en esto Big Fish es una película horrible, pues está plagada de voces en off de hasta cuatro personajes distintos. Sin embargo, el guionista cohesiona todas estas fábulas con éxito. Quizá porque esta obra trate sobre contar historias.

© Columbia TriStar Films de Espana S.A.

© Columbia TriStar Films de Espana S.A.

A nivel de producción la película tuvo que ser un gran reto, pues contó con un equipo que en ocasiones ascendía a 300 personas, con más de 7000 extras, con vestuario que abarca desde los años cincuenta hasta la actualidad y con más de 100 animales. El equipo recorrió decenas de localizaciones. El bosque, por ejemplo, tuvo que construirse árbol por árbol. Los actores fueron seleccionados cuidadosamente y con acierto –sólo basta comparar una foto de Finney de joven con McGregor en la actualidad para ver el parecido–. También se trabajó en encontrar un dialecto adecuado al lenguaje del guión, optando por un acento sureño más anticuado que contemporáneo. Collen Atwood, quien ganó un Oscar por el mejor diseño de vestuario en ‘Chicago (‘Chicago’, Rob Marshall, 2002), tuvo habilidad para crear tan diferente vestuario en las distintas fases de la película. La música fue compuesta por Danny Elfman, además, se incorporan otras que van desde la quinta sinfonía de Beethoven hasta ‘Everyday’ de Buddy Holly.

‘Big Fish’, te hace ver que llega un momento en nuestra vida en que ya no vemos a nuestro padre como el ser hercúleo que nos dio la vida, sino que es un ser humano independiente, que tuvo una vida anterior a nuestro nacimiento. Por eso Will intenta reunir las piezas que le faltan de la vida de su padre. Big Fish es una oda a las historias populares y a las historias fantásticas, a aquellos recuerdos narrados que necesitan que la verdad de un poco de sí –o mucho–. Es una forma de magia que un niño experimenta y que, desgraciadamente, muchos pierden. Las novelas y películas como esta nos acercan a esa sensación de asombro.

© Columbia TriStar Films de Espana S.A.

© Columbia TriStar Films de Espana S.A.

Acerca de David Escobedo (2 Artículos)
Le haré una oferta que no pueda rechazar. Seamos los reyes del mundo y sigamos el camino de baldosas amarillas. A dios pongo por testigo que jamás volveremos a pasar hambre. Puede que nos quiten la vida, pero jamás nos quitarán el cine. Este es el comienzo de una hermosa amistad.

1 Trackback / Pingback

  1. Ewan McGregor, el Rebelde Domesticado – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s