Últimos Artículos:

Vivir

‘En busca del tiempo perdido’

Dirección: Akira Kurosawa | Guion: Akira Kurosawa, Shinobu Hashimoto, Hideo Oguni | Reparto: Takashi Shimura, Nobuo Kaneko, Kyôko Seki, Makoto Kobori, Kumeko Urabe | Fotografía: Asakazu Nakai | Música: Fumio Hayasaka |  Año estreno: 1952

El nombre de Akira Kurosawa suele vincularse al cine de samuráis, género del que es su máximo exponente y con el que logró realizar algunas de las mejores películas del séptimo arte. Sin embargo, este maestro de la narración supo desenvolverse con soltura cuando afrontó historias de corte más contemporáneo. Ese es el caso de ‘Vivir’ (‘Ikiru’, 1952), probablemente la más redonda de las cintas del realizador nipón dentro del grupo anteriormente mencionado. De lo que no cabe duda es que estamos ante una de las películas más emotivas que se han hecho nunca.

Kanji Watanabe es el Jefe de la Sección de Ciudadanos, trabajo que lo ha convertido en un aburrido y gris funcionario a lo largo de los años. Su monótona existencia se ve interrumpida por la certeza de que un cáncer de estómago inoperable acabará con su vida en apenas unos meses. Al contrario de lo que pudiera parecer, todo lo relativo al contexto vital de Watanabe y su terrible diagnóstico apenas cubre los primeros minutos del film. Lo que Kurosawa nos narra a través de esta historia se centra fundamentalmente en una de las mejores reflexiones sobre la muerte y el sentido de la vida que se han visto en la gran pantalla. Lejos de narrar de manera efectista el proceso de transformación del protagonista, se nos muestra con gran acierto en un comienzo su patético intento de caída a los infiernos, en la cual buscará de manera torpe vivir en unos días todo el conjunto de emociones y aventuras que no vivió desde la muerte de su esposa décadas atrás. Pero no son sus juergas lo importante de esta parte de la historia, ni siquiera su amago de romance con una joven. En lo que se pone el foco es en la constancia del propio Watanabe de que toda su vida ha sido una completa pérdida de tiempo, ya que se ha limitado a ver pasar los días sin hacer nada en absoluto que hiciese indispensable su existencia. Además, su impotencia ante la inutilidad de permanecer sin esposa por el bien de su hijo, el cual no parece apreciarle en absoluto, no es más que una piedra más en el alma de este triste e insignificante hombre.

Vivir-1

© A Contracorriente Films

Es de obligación resaltar la interpretación de Takashi Shimura, quién con su sola presencia nos retrata a la perfección a un personaje sepultado por el peso de su propio fracaso como ser humano. Su omnipresencia hasta casi el final del metraje refuerza en el espectador la empatía con respecto a su abatimiento y desesperación, la cual deriva a un atisbo de esperanza ante la resolución del personaje de abandonar su autocompasión para intentar hacer algo importante antes de morir. Es en este punto de la historia donde Akira Kurosawa toma una decisión narrativa tan valiente como propia de un cineasta de su visión. El corte abrupto al funeral de Watanabe permite no solo desahogar por momentos de la presencia del protagonista, sino que consigue desarrollar de manera acertada un retrato del final de su vida a través de los testimonios de todos aquellos partícipes del que fue su legado final. Este retrato apoyado en diversos flashback sirve además de estupenda reflexión sobre cómo la diferencia de perspectivas e interpretaciones sobre un acontecimiento, altera el propio sentido y significado del mismo. Kurosawa nos evoca por momentos a su excepcional ‘Rashomon’ volviendo a poner en valor la importancia del punto de vista en la narración de una historia.

Mención especial para el que quizás sea el gran eje emocional del relato, la canción “La Vida es Corta”. Interpretada de manera desgarradora por el actor Takashi Shimura y acompañada por una melancólica melodía de piano, resume a la perfección la esencia de este emotivo y esperanzador film. Porque en ‘Vivir’ encontramos un auténtico canto a la vida y ante todo uno de los más verdaderos avisos sobre la importancia de la voluntad personal que se pueden encontrar en la ficción. Porque como transmite la canción, hay cosas que deben afrontarse antes de que nuestra propia vitalidad se marchite, antes de que sea demasiado tarde.

Vivir-2

© A Contracorriente Films

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s