Últimos Artículos:

Gordon Gekko, la Ambición y la Codicia Personificadas

¿Conocéis a Gordon Gekko? Deberíais, no obstante es la mejor interpretación que recuerdo de Michael Douglas en sus cuatro décadas de carrera cinematográfica. Quizá sea algo difícil de recordar este personaje en concreto, ya que el actor americano ha aparecido en multitud de títulos en todo este período, pero es necesario hacerlo. No sólo es de interés la gran interpretación que realiza, sino que también es muy interesante el personaje en sí. Por no hablar de la temática que trata, muy actual y de gran importancia en los años venideros. Hace aproximadamente treinta años el director de cine Oliver Stone empezó a escribir el guión del que sería una de las mejores películas que han mostrado cómo funciona la Bolsa –en mi opinión la mejor–. ‘Wall Street’ nos va a mostrar los entresijos de una de las profesiones más estresantes a las que una persona se puede dedicar: ser agente de bolsa. Y esto lo va a poder hacer gracias al cine, que permite contar una historia, real o ficticia, de cualquier personaje que se precie, como por ejemplo un broker de la Bolsa de Nueva York, de la relación de este con sus compañeros de trabajo y de sus aspiraciones futuras.

El broker de turno se llama Bud Fox (Charlie Sheen) y sus aspiraciones en la vida están ligadas a la existencia del citado Gordon Gekko (Michael Douglas). Este es uno de los grandes empresarios de la época (en la ficción), alguien que empezó siendo un don nadie y en la madurez de su vida se ha convertido en uno de los hombres más poderosos e influyentes de la industria, capaz de hundir una empresa o de sacarla a flote. El personaje de Michael está basado en Ivan Boesky, un corredor de bolsa que fue condenado por fraude y por el uso de información privilegiada –exactamente igual que Gekko–. Bud Fox, como admirador de Gekko, quiere seguir sus pasos y –por qué no– sustituirle algún día. Una tarea que no es nada fácil, no. Aconsejar a los inversores acerca de adquirir acciones de tal o cual empresa se entiende que es una tarea molesta: si sale bien puedes volver a contar con el inversor en más ocasiones, pero si sale mal te va a hacer devolver hasta el último céntimo del que dispongas.

© 20th Century Fox

© 20th Century Fox

Michael Douglas, sin duda realiza una de las mejores interpretaciones de su carrera –para mí, la mejor–. Y es así porque el papel le viene como anillo al dedo. No tengo claro si Michael Douglas hace de Gordon Gekko o si Gekko hace de Douglas, pero la personalidad y forma de ser del actor no dista demasiado de la del magnate del film. ¿He de recordar los affaires en el pasado de Michael con las mujeres? –que conste que prefiero no hacerlo–. En ambas películas es un hombre bastante mujeriego –como él era, recalco–, es un hombre muy inteligente que sabe donde debe estar y qué debe decir en cada momento. De ese tipo de personas que está por ti y para ti si puede obtener algo. En cuanto no pueda obtener nada, ya no le vas a resultar interesante.

Charlie Sheen tampoco se queda atrás: decir que es la mejor interpretación de su carrera quizá sobre, pero seguro que le ayudó bastante hasta que sus problemas con el alcohol y las drogas complicaron su carrera –curiosamente alzada cuando interpretó al también mujeriego Charlie Harper en ‘Dos Hombres y Medio’–. Teniendo en cuenta que el protagonismo en la cinta es compartido entre él y Douglas, no le resulta demasiado difícil destacar y puede desarrollar su personaje con confianza y tranquilidad. Eso sí, tanto Michael como su padre Martin Sheen –también su padre en la ficción– demuestran que tienen más experiencia y están más rodados que el joven actor por aquella época. No obstante, parecía que su carrera iba a ser similar a la de Tom Cruise y a día de hoy todo el mundo sabe que no se ha parecido en nada. Donde uno ha triunfado el otro se ha tenido que conformar con las sobras.

© 20th Century Fox

© 20th Century Fox

Que Oliver Stone pueda conocer tan bien los entresijos de este negocio como para poder escribir y dirigir el largometraje se explica teniendo en cuenta que su padre había sido agente de bolsa  durante bastantes años, así que pudo conocer bastante bien y muy de cerca cómo funcionaba el negocio y qué riesgos tenía –no sólo para el agente de Bolsa, sino también para la Bolsa como tal–. Así, los hechos que van sucediendo en el film guardan gran relación con su vida y la de su familia. Quizá su padre no fuera el protagonista de dichos hechos, pero es bastante probable que se viera involucrado en algunos de los mismos. Teniendo en cuenta que bastantes de las películas del director guardan gran relación con sus vivencias pasadas, –recordaré que el director, soldado americano durante la Guerra de Vietnam, había dirigido en 1986 la gran obra bélica ‘Platoon’– en este caso veo bastante posible que la película refleje una parte de su infancia.

Entre 1987 y 2010 han ocurrido bastantes sucesos dignos de analizar, y precisamente es eso lo que quiso hacer el director Oliver Stone: contar al mundo por qué surgió la crisis y quién está detrás de esto. En ‘Wall Street 2: El Dinero nunca Duerme’ podemos ver a un Gordon Gekko –o lo que es lo mismo, Michael Douglas– diferente y que ha aprendido la lección: es más controlador y confía todavía menos en las personas que lo rodean, es mucho más frío si cabe que en el anterior film –incluso con su propia hija, que desconfía de él–. Esta vez su pupilo va a ser Jacob Moore (Shia LaBeouf), agente de bolsa quien es, a su vez, pareja de su hija. Si bien el personaje fue añadido para sustituir al buen Bud Fox interpretado por Charlie Sheen, he de comentar que la interpretación de Shia se queda a años luz de la de Charlie. Demasiado gesticulante –como en ‘Indiana Jones y el Reino de la Calavera de Cristal’– pareciendo que quiere demostrar lo buen actor que es.

© 20th Century Fox

© 20th Century Fox

Oliver Stone pareció interesado en querer explicar la caída del gigante de las finanzas Lehman Brothers, producida en 2008, a partir de una compañía ficticia llamada Keller Zabel. Este banco de inversión, dirigido por el siempre correcto Frank Langella, empieza a tener problemas de liquidez de un día para otro y debe recurrir a poner sus cuentas al descubierto e informar al gobierno de los Estados Unidos. Lo que jamás iba a pensar el personaje interpretado por Langella es que hay otros empresarios rivales que están interesados por ocupar el puesto que él actualmente ocupa. Por ejemplo, Bretton James (Josh Brolin), uno de los grandes empresarios que tienen peso en el día a día de este complejo financiero. Una situación parecida fue la que vivieron los directivos de Lehman Brothers hace unos años, teniendo que deshacerse de sus acciones cuando hay otros que hubieran debido hacerlo también. Pero como suele pasar en estos casos, al final la lanza se rompe por el lado más débil.

En definitiva, considero que deberíais visionar ambas películas. Ciertamente la primera es bastante mejor película, muy didáctica, comprensible y fácil de entender. Aún tratando la temática económica y financiera, es fácil no perderse y poder entender la trama. Gordon Gekko es la razón principal, sin duda, su labor como tutor de uno y otro aprendiz le autoriza a explicar todos aquellos movimientos que el espectador probablemente no va a entender. A pesar de que el paso de los años mermó, en cierto modo, a Michael Douglas –y a su alter ego también– creo que es interesante conocer ambos enfoques y poder establecer una conclusión al respecto. ¿De verdad es tan importante el dinero o las posesiones? ¿Eso te hace mejor trabajador? No lo creo. En la primera película, ciertamente se puede extraer esta conclusión pero al visionar la segunda te das cuenta de que el montaje de Oliver Stone va encaminado a señalar que, de todas las posesiones del ser humano, una de las más importantes es el tiempo: el que se pasa con los seres queridos.

© 20th Century Fox

© 20th Century Fox

Acerca de Joaquín Guerrero (35 Artículos)
Graduado en Información y Documentación por la Universidad de Granada. Además, desarrollador de aplicaciones informáticas. Me gusta el cine -obviamente-, la música -rock y heavy-, montar en moto y salir con amigos. También me gusta la cerveza alemana...

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s