Últimos Artículos:

Crónica del Festival de Málaga 2016

No podía haber mejor broche a la 19ª edición del Festival de Cine Español de Málaga que el concierto con el que nos deleitó el domingo Silvia Pérez Cruz. 2 horazas y 15 minutos de concierto como colofón a una semana de sensaciones, emoción y cine; muchísimo cine en vena. A un año de la efeméride que es que un festival cumpla 20 años, en esta edición podemos confirmar con creces que no solo es un festival asentado y un referente en nuestro país, sino que también es un festival valiente que apuesta por todo tipo de propuestas, siempre que haya una buena historia detrás.

La mayor prueba la tenemos en la película ganadora, ‘Callback’, que bien podría haber sido presentada en el festival de Sitges y haber ganado. Por supuesto que el mérito de que haya ganado es por la apuesta de los miembros del jurado al darle la Biznaga de Oro, pero ellos no podrían haberla premiado si la directiva del festival no la hubiese seleccionado en una primera instancia. Y no sólo hay que felicitar por la variedad de géneros seleccionados, sino también por el tamaño de las películas; desde ‘Zoe’, rodada en 7 días y con un presupuesto casi inexistente, hasta ‘Gernika’, una de las superproducciones del año con más de 7 millones de euros de presupuesto. Y eso que solo estoy hablando de lo que yo he podido ver en Sección Oficial. El festival está nutrido también de un gran número de cortometrajes, documentales y de otras películas iberoamericanas o de realizadores noveles que participan en sus secciones propias.

El sábado tuve la ocasión de saludar al director del festival Juan Antonio Vigar y felicitarle por lo que he comentado en el párrafo anterior, por la gran variedad y apuestas valientes que han traído. Y me dijo que no es ni más ni menos que un reflejo de cómo es el cine español actual: tanto pequeñas como grandes producciones, financiadas por Kickstarter o capital privado con un único objetivo: contar historias. Además, por lo que he visto en esta semana, todo tipo de historias; desde películas que van a pasar a la historia de nuestro cine, hasta auténticos truñacos infumables –’El Futuro Ya No Es lo Que Era. Por favor, no la veáis cuando se estrene–.

A título personal, la experiencia ha sido muy reconfortante. Para uno que quiere dedicarse a esto del mundo audiovisual, es muy inspirador ver que hay gente que hace películas con cuatro duros y puede participar y ser visto por multitudes en un marco como el del Festival de Málaga. También es alentador que si bodriacos –como ‘El Futuro Ya No Es lo Que Era‘. Ya sé que soy pesado, pero es que es una ofensa de película– son capaces de llegar hasta aquí, pues con una buena historia ni te digo. Además, ver las ruedas de prensa después de las proyecciones es un plus más a la experiencia del visionado, pues conocemos más de los intríngulis detrás de la película. Es más, algunas ruedas de prensa llegan a ser mucho más instructivas que todo el material lectivo de algunas asignaturas que he cursado en Comunicación Audiovisual.

En lo que respecta al estado de nuestro cine se puede constatar que goza de una salud buenísima. No solo a nivel técnico las producciones son ejemplares, sino que a nivel de respuesta de público está teniendo números nunca antes vistos. Y con cine, “nuestro cine”, no quiero referirme a la denostada etiqueta de “cine español” como si fuese un género –por cierto, sobre esta materia tuve la oportunidad de ver un documental el pasado miércoles que es ultra recomendable, ‘Lo Que Vale un Peine’– sino al cine, de cualquier tipo y género que se realice aquí. Hay que conseguir que ese cliché del “cine español” donde solo salen tetas y películas sobre la guerra civil desaparezca; y gracias a plataformas como este festival que muestran la gran variedad y diversidad de cine que se realiza en España cada vez se avanza más en ese camino. Ahora eso sí, hay que superar ya lo del tema del sonido por Dios. No ha habido película en la que al menos en una secuencia no se entendiese una conversación. Y otra cosa muy curiosa, tampoco ha habido ninguna película en la que de una manera u otra, ¡no se bebiese vino!

Por último quiero agradecer a Daniel Andana y Samuel Martín, los jefazos de Última Toma, por haber aceptado mi propuesta de cubrir el festival y haberme soportado en estos días. Ha sido un placer descubrir las entrañas del festival e ir de un lado para otro en representación de esta humilde revista, hecha por y para amantes del cine. ¡Que sea el primero de muchos más festivales en Última Toma! Por cierto, no quiero decir nada, pero Cannes es la semana que viene …

Botín final del Festival.

Botín final del Festival.

Acerca de Siso Lorente (17 Artículos)
Lo de las pelis, los videos, el misterio, la tele, la internec. To eso.

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s