Últimos Artículos:

La Importancia de la Representación

Hace un par de años presenciamos una discusión respecto al reparto de una película de una magnitud a la que no estamos acostumbrados. Se trataba del papel principal de una de las cintas más esperadas de la década, con una repercusión mediática inmensa, ya que el éxito de las novelas en las que la estaba basada no tenía precedente en el género. Cada persona tenía un actor al que se imaginaba en el papel titular, y hasta los no cinéfilos participaban en discusiones de bar sobre el tema. Finalmente, con un cambio de actor de por medio, terminamos con Jamie Dornan como Christian Grey.

Desde mi humilde punto de vista fue una elección bastante buena, teniendo en cuenta que Charlie Hunnam no estaba disponible. Había otras opciones que no me habrían importado, como la de Joe Mangianello, por ejemplo. Pero lo que sí tenía claro era que Matt Bommer no era mi Christian, porque seamos serios, ¿cómo iba a hacer un actor homosexual de un icono de la heterosexualidad, la virilidad y el erotismo para todos los fans, la mayoría mujeres, de la saga? Claramente no iba a ser capaz de transmitir ese inmenso, intenso e increíble deseo heterosexual hacia Dakota Johnson, la mujer con la que compartiría las escenas de sexo. Al fin y al cabo no se gana el pan fingiendo que algo que es mentira es en realidad cierto hasta el punto que el espectador acabe creyéndoselo. Ah, no, me dicen por el pinganillo que sí, que efectivamente ese es el trabajo que hacen los actores.

Michael-B-Jordan

© 20th Century Fox

Al parecer, para la sociedad en la que vivimos hoy en día, no es posible que un actor homosexual interprete un personaje heterosexual en el cine o en televisión, por lo menos si tenemos en cuenta la repercusión mediática que tuvo la mera mención de Matt Bommer como candidato. Una respuesta bastante parecida tuvieron los rumores de que el actor negro Idris Elba podría ser uno de los candidatos a interpretar a James Bond. Uno de los autores de las novelas de 007 llegó a decir que Idris era demasiado “street” o callejero, vamos, que porque era negro no podía hacer de espía inglés. En el caso de Michael B. Jordan, la polémica surgió cuando fue elegido para interpretar el papel de Antorcha Humana, que es blanco en los cómics, en el remake de ‘Cuatro Fantásticos’ (‘Fantastic Four’, Josh Trank, 2015). Parecido fue también lo que ocurrió cuando se supo que John Boyega, también negro, interpretaría el papel de un soldado imperial protagonizando ‘Star Wars: El despertar de la Fuerza’ (‘Star Wars: The Force Awakens’, J.J. Abrams, 2015). Pero ninguno de estos ejemplos es tan increíble y triste como lo que ocurrió cuando la actriz negra Amandla Steinberg logró el papel de Rue en ‘Los Juegos del Hambre’ (‘The Hunger Games’, Gary Ross, 2012). Aun tratándose de un papel cuya raza está especificada claramente en los libros, los fans de la saga no se cortaron a la hora de criticar esta decisión de casting, llegando hasta amenazar con boicotear la película o insultar directamente a la joven actriz mediante Twitter y otras redes sociales.

© 20th Century Fox

© 20th Century Fox

La otra cara de esta triste moneda la hemos visto recientemente en varios ejemplos claros y muy significativos. Por una parte tenemos las películas ‘Exodus: Dioses y Reyes’ (‘Exodus: Godsand Kings’, Ridley Scott, 2014) y ‘Dioses de Egipto’ (‘Gods of Egypt’, Alex Proyas, 2016) en las que a pesar de contarnos historias que transcurren en el antiguo Egipto, que está situado en el norte de África, los personajes principales son interpretados por actores como Christian Bale, Gerard Butler, Nikolaj Coster-Waldau o Geoffrey Rush, mientras que los actores de reparto y extras son actores racialmente más apropiados para este tipo de historias. Y si alguien tuviera alguna duda del aspecto que los actores elegidos deberían tener, no tienen más que mirar alguna que otra estatua del Antiguo Egipto o ver la maravillosa película de animación ‘El Príncipe de Egipto’ (‘The Prince of Egypt’, Brenda Chapman, Steve Hickner y Simon Wells, 1998). Por otra parte tenemos los casos de dos adaptaciones de mangas japoneses muy famosos, ‘Ghost in the Shell’ (Rupert Sanders, 2017) y ‘Death Note’ (Adam Wingard) que van a ser protagonizados por Scarlett Johanson y Nat Wolff respectivamente. Aunque no conociéramos quienes son estos actores, yo diría que es bastante fácil pensar que no son los más adecuados para interpretar personajes llamados Kusanagi y Yagami. Finalmente, otras dos decisiones de casting bastante increíbles recientemente son las de Emma Stone en el papel de Allison Ng, una chica con antepasados chinos, en ‘Aloha’ (Cameron Crowe, 2015) y Rooney Mara en el papel de Tiger Lily, la hija del líder de una tribu que recuerda a los nativos americanos, en ‘Pan (Viaje a Nunca Jamás)’ (‘Pan’, Joe Wright, 2015). Como contraposición a estos ejemplos tenemos el fenómeno adolescente de la saga ‘Crepúsculo’ donde se realizó una investigación respecto a la ancestría de los actores que iban a interpretar personajes nativos americanos, para asegurarse de que no “blanqueaban” a los personajes.

© Summit Entertainment

© Summit Entertainment

No hace falta decir que la respuesta a estas decisiones no tuvo la misma repercusión que el de las mencionadas anteriormente y que la que tuvo fue rápidamente desestimada como la opinión de luchadores de la justicia social o liberales políticamente correctos, todos estas expresiones utilizadas prácticamente de forma despectiva por sus detractores. El problema de estas decisiones sorprendentes reside sobre todo en dos cuestiones. La primera de ellas es que “blanqueando” historias que deberían ser interpretados por actores de otras razas, roban a estos actores de la oportunidad de darse a conocer. El director de ‘Exodus: Dioses y Reyes’ (‘Exodus: Gods and Kings’, Ridley Scott, 2014) dijo que no podía pedir 200 millones de dólares para una película si su actor principal eran Mohammed Nosequé, pero al negarle a este ficticio Mohammed la oportunidad de actuar en películas como esta, Hollywood se asegura de que nunca lleguen a la fama. Además, está claro que gente como Scarlett Johanson o Emma Stone no son actrices que están comenzando y no se pueden permitir rechazar papeles; desde sus posiciones de poder en la industria deberían abogar por la contratación de actrices asiáticas para sus papeles. Algunas de estas opciones podrían ser Grace Park, Malese Jow o Arden Cho, por poner algunos ejemplos, actrices que no son muy conocidas, precisamente porque los pocos papeles que hay para asiáticas son interpretados por mujeres blancas.

Pero este fenómeno no sólo tiene que ver con la raza, también se da en casos relacionados con la transexualidad. Partimos de la base de que hay muy pocos papeles para actores y actrices transexuales y si éstos pocos papeles que hay se los dan a gente no transexual, estamos ante el problema anteriormente mencionado. Será más difícil para actrices transexuales como Laverne Cox o Jamie Clayton hacerse un nombre en la industria si se les conceden papeles de mujeres transexuales a actores como Eddie Redmayne o Jared Leto, actores que ganaron un Óscar por ambas interpretaciones. Porque no hace falta decir que, por desgracia, no son tomadas en cuenta, en ningún momento, para interpretar papeles de mujeres no transexuales, cosa que también es deleznable.

© Netflix

© Netflix

Lo mismo ocurre a la hora de interpretar papeles de personas con algún tipo de discapacidad, como son los casos de Sam Claflin o Blair Underwood que interpretan o interpretaron a personas en silla de ruedas en ‘Yo Antes de Ti’ (‘Me Before You’, Thea Sharrock, 2016) y ‘Ironside’ (Collier Young, 2013), respectivamente, cuando podrían haber contratado a algún actor discapacitado para estos papeles. Por poner un ejemplo, el actor R. J. Mitte en ‘Breaking Bad’ (Vince Gilligan, 2008) interpreta a un personaje que tiene su misma discapacidad, aunque más pronunciada. Hay quien puede decir, en contra de este argumento, que al contratar a un actor que anda en silla de ruedas pierdes la oportunidad de representar escenas en las que esta persona andaba, por ejemplo en flashbacks o en sueños. Sin embargo, esta gente debería recordar el recurso utilizado por David Fincher en ‘La Red Social’ (‘The Social Network’, David Fincher, 2010) donde en vez de contratar a gemelos para hacer de los hermanos Winklevoss, Armie Hammer interpretó a ambos hermanos, y se utilizó a Josh Pence como doble de cuerpo. Esto nos muestra que si de verdad se quiere, se puede hacer.

Recientemente hemos oído a varios ganadores de premios televisivos o de cine pedir más papeles para actores de color, y poco a poco parece que se les están dando más oportunidades. Sin embargo, hoy en día con la tendencia que hay a adaptar libros o cómics al cine, hay una carencia de papeles de color o para mujeres, ya que muchos de éstos, fueron escritos en los 50 o los 60. Lo que algunos estudios han hecho es cambiar la raza o el género de alguno de los personajes de estas obras originales o introducir personajes nuevos que no aparecían en las novelas. Perry White, interpretado por Lawrence Fishburne en ‘El Hombre de Acero’ (‘Man of Steel’, Zack Snyder, 2013), el previamente mencionado Johnny Storm en ‘Cuatro Fantásticos’ (‘Fantastic Four’, Josh Trank, 2015) o Tauriel, en las dos entregas finales de la saga ‘El Hobbit’, son algunos de los casos más recientes.

© Warner Bros. Pictures

© Warner Bros. Pictures

No me quedaría a gusto si acabara este reportaje sin mencionar dos casos muy importantes en los que las cosas se están haciendo bien. En primer lugar, la serie ‘Elementary’ (Robert Doherty, 2012) nos presenta a un Sherlock Holmes cuyo compañero de aventuras Watson ha pasado a ser interpretado por Lucy Liu, es decir, una mujer asiática. La famosa casera de ambos, la Señora Hudson, además es una mujer transexual, algo que obviamente no era así en las novelas, pero que se adecua más a la sociedad del siglo XXI. Y esto son sólo algunos de los ejemplos, ‘Elementary’ es uno de los programas más representativos en televisión del momento, y un espejo en el que más series y películas deberían mirarse. En segundo lugar, y saliéndome un poco del cine y la televisión, tenemos el caso del musical ‘Hamilton’ (Lin-Manuel Miranda, 2015). Se trata de una representación en la que los padres fundadores de los Estados Unidos son interpretados por actores de color, algo tremendamente subversivo, revolucionario y genial, que demuestra que se puede contar cualquier historia utilizando un reparto de cualquier raza.

La solución a estos problemas comentados hasta ahora es simple pero a la vez difícil de conseguir. Por una parte los productores y directores deben respetar los papeles que han escrito y tomar las decisiones de casting apropiadas desde el punto de vista de la raza, el género y otros factores determinantes. Así, conseguirán romper el techo de cristal que separa a unos intérpretes de otros. Además, y para potenciar a estos actores y actrices discriminados, se deben escribir más roles expresamente para ellos, y seleccionar repartos más inclusivos desde todos los puntos de vista, rompiendo, si hace falta, con esquemas tradicionales sobre quién puede interpretar qué papeles. Si esto se hiciera así, las líneas de separación en Hollywood irían desapareciendo y todos disfrutaríamos de unas películas y series más variadas, inclusivas, y sobre todo, representativas. Porque no olvidemos que la representación en la ficción importa, y mucho.

© CBS

© CBS

Acerca de Xabier Fernandez (18 Artículos)
Sigo buscando a Carmen Sandiego

2 Comentarios en La Importancia de la Representación

  1. Totalmente de acuerdo, excelente artículo. Los productores tienen la errónea idea de que lo único que vende son productos protagonizados por hombres heterosexuales y blancos, cuando hay bastantes ejemplos que demuestran lo contrario y, al final, al espectador lo que le atrae son los buenos personajes (en buenas historias), independientemente de su sexo, raza o orientación sexual. Poco a poco esto va cambiando, porque la sociedad también va cambiando, a pesar de que a algunos pocos eso les molesta y mucho.

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Eso es, si la historia es buena, da igual la raza, el género o la orientación sexual del que la protagonice. Con suerte las nuevas generaciones que están creciendo con estas películas más diversas serán la punta de lanza de un cambio en este aspecto

      Le gusta a 1 persona

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s