Últimos Artículos:

Requisitos para Ser una Persona Normal

‘Sé Friki y Sé Feliz’

Dirección: Leticia Dolera | Guion: Leticia Dolera | Reparto: Leticia Dolera, Manuel Burque, Silvia Munt, Jordi Llodrá, Miki Esparbé | Fotografía: Marc Gómez del Moral | Música: Luthea Salom | Año estreno: 2015

Además de acoger el estreno, y premiar, el debut de Daniel Guzmán ‘A Cambio de Nada’, el pasado Festival de Cine de Málaga aplaudió otro notable debut dentro del largometraje, el de la actriz Leticia Dolera. Después de realizar tres cortometrajes tan personales como interesantes –‘Lo Siento Te Quiero’, ‘A ó B’ ‘Habitantes’–, la joven actriz decidió dar el siguiente paso lógico y poner en marcha su primer largometraje con la ayuda de varios amigos y colaboradores habituales, entre los que se encuentra su productor habitual Paco Plaza, quién además le dio su –hasta el momento– papel más emblemático en el cine, la novia de ‘[•REC]³: Génesis’. Así, Dolera se embarcó en una aventura que alumbró una de las películas más remarcables del pasado año, y también –ya a título personal– una de las comedias más entrañables y logradas de la década dentro del cine patrio.

¿Qué es ser una persona normal? Eso se pregunta María de las Montañas –nombre tan cargado de personalidad como la misma película– cuando acude a una entrevista de trabajo. Ser normal es, en su opinión, tener pareja, casa, vida social, trabajo, vida familiar, aficiones. Con todos esos ingredientes se consigue el Santo Grial del ser humano, la felicidad. Así, María se embarcará en una búsqueda que la lleven a lograr todos los campos con ayuda de su recién conocido amigo Borja. Bien, con ese planteamiento Leticia Dolera nos guiña un ojo a la generación de primeros de los 80 y nos sitúa en el mapa actual de un país en crisis, en que las promesas de estudiar una carrera se han lapidado y debemos buscar nuevas vías para desarrollarnos y, lo más importante, encontrarnos a nosotros mismos. La película puede ser catalogada de comedia romántica. Lo es. Pero más allá de ello es una historia de aceptación personal, que nos dice que debemos huir de nuestros miedos y aceptarnos a nosotros mismos sin preocuparnos qué piensen los demás. Fuera etiquetas y abajo los estigmas sociales. Pero sin entrar en el drama más allá de una leve pincelada a través del personaje de la madre y de un padre en forma de recuerdo fantasmagórico.

© A Contracorriente Films

© A Contracorriente Films

Esta es una de esas películas que me pintan una sonrisa en la cara cada vez que la veo. Y lo consigue no por su historia, que es de lo más universal y previsible, sino por la forma en que la cuenta y los personajes que la protagonizan. Dolera siempre ha mostrado una preocupación por la puesta en escena en todos sus trabajos como directora. Cada uno de sus cortometrajes posee un estilo diferente afín al género que pertenece, aunque a nivel temático se puedan vislumbrar conexiones. En su primer largometraje la directora ha optado por rodar una comedia romántica festiva, llena de luz y color que resalten la amabilidad de la propuesta, aunque con un ligero contraste con los momentos que se refieren a la madre, con tonos más apagados u oscuros, en especial en la cochera, donde se destapa el drama. Además la películas posee un trabajado montaje a base de pantallas partidas, carteles o dibujos que aparecen para remarcar algún dato de los personajes o, incluso, momentos en que éstos rompen la cuarta pared. Los planos resultan muy elaborados, casi todo el film está rodado en cámara fija, y su resultado nos da la sensación de estar presenciando un cómic visual orquestado por las maravillosas canciones de Luthea Salom.

Más allá de su faceta como directora y guionista, Dolera es conocida principalmente por su faceta interpretativa, siendo uno de los rostros más reconocibles dentro del panorama nacional con sus expresivos ojos azules como principal arma. En el film la actriz se luce como una especie de Pippi Calzaslargas moderna que busca encajar en la sociedad mediante una interpretación que irradia luz y simpatía desde el primer instante. A su lado brilla de igual manera el, por entonces, debutante Manuel Burque como Borja, el dependiente de Ikea cuya búsqueda de la felicidad reside en lograr perder peso. Es increíble la química que desprenden juntos en pantalla ambos intérpretes, cuyos físicos contrastan a la par que sus personalidades convergen, logrando una de las parejas más entrañables del cine reciente. Del resto del elenco destaca el también debutante Jordi Llodrá como el hermano menor de María, quien, a pesar de padecer discapacidad intelectual, demuestra ser más maduro que el resto de personajes. El elenco lo completan, entre otros, Silvia Munt, Alexandra Jiménez, Carmen Machi, Nuria Gago o el emergente Miki Esparbé. Premiada con tres premios en el pasado Festival de Málaga –Montaje, fotografía y guion Novel–, ‘Requisitos para Ser una Persona Normal’ es una peli de buen rollo con una personalidad positiva y vitalista, tan dulce y suave como una nube de algodón de azúcar. Ah, y nos descubre el horno holandés.

© A Contracorriente Films

© A Contracorriente Films

Acerca de Ramón Cervantes (18 Artículos)
Granadino que desde temprana edad se hizo amante del Séptimo Arte. Entiendo la vida en Blanco y Negro, como una película de los años 20. El Cine, además de arte y entretenimiento, es una ventana dónde poder vivir mil vidas, descubrir nuevos mundos y reflexionar acerca del nuestro.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Memorias de Cine: Festival de Málaga 2016 – Última Toma
  2. Memorias de Cine: Festival de Málaga 2016 – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s