Últimos Artículos:

1997: Rescate en Nueva York

‘Llámame Serpiente’

Dirección: John Carpenter | Guion: John Carpenter y Nick Castle | Reparto: Kurt Russell, Lee Van Cleef, Ernest Borgnine, Donald Pleasance, Isaac Hayes | Fotografía: Dean Cundey y Jim Lucas | Música: John Carpenter y Alan Howarth | Año estreno: 1981

Desde mediados de la década de los setenta la ciencia ficción como género se encontraba en pleno apogeo, por lo que muchos guionistas y directores dieron rienda suelta a su imaginación para llevar a cabo producciones que una década atrás no hubieran visto la luz por no ser de interés para el gran público. Uno de estos directores fue John Carpenter, también guionista, que venía pisando fuerte desde mediados de los setenta con títulos como ‘Halloween’ o ‘La Niebla’ y parecía no tener techo –cinematográficamente hablando–. Así, ‘1997: Rescate en Nueva York’ (‘Escape from New York’, 1981) era el paso lógico en su carrera: es una pedazo de obra desde el principio hasta el final, puedes disfrutar cada minuto como si fuera el último que vas a visionar.

La película cuenta con dos referentes: el director y Kurt Russell. El primero, con ayuda de Nick Castle, escribió la historia y desarrolló los personajes que iban a aparecer en el film. Pero no se quedó ahí, John Carpenter compuso gran parte de la magnífica banda sonora –ayudado por Alan Howarth– que acompaña a cada uno de los fotogramas. Por su parte, Kurt Russell consigue hacer el personaje totalmente suyo y costaría muchísimo imaginar a otro intérprete dando vida a “Serpiente” Plissken –podéis leer el reportaje que dediqué al personaje pinchando aquí–, y eso que Charles Bronson y Tommy Lee Jones fueron los primeros en enfundarse la vestimenta del anti-héroe, pero finalmente Carpenter se decidió por el único de los tres que había trabajado anteriormente con él. Gran acierto, ya que si en los años posteriores se puso de moda el rol del anti-héroe en la gran pantalla fue, en gran medida, por la magnífica labor realizada por Russell.

© AVCO Embassy Pictures

© AVCO Embassy Pictures

El film nos va a mostrar un desolador mundo ficticio, prácticamente apocalíptico, en el que destaca la ambientación con muy poca luminosidad y personajes que no siguen norma de conducta alguna. Los que han cometido alguna fechoría son deportados a la zona de Nueva York, donde son concentrados lejos del mundo civilizado. Lo que John Carpenter hace con esto es criticar la política que lleva a cabo el gobierno norteamericano restringiendo derechos y controlando cada vez más a la población. Este estado policial limita los derechos de los ciudadanos y que estos deban cumplir un sinfín de obligaciones. También critica ferozmente la figura del presidente de los Estados Unidos: algunos años antes de que se estrenase la película se había destapado el escándalo del Watergate, que sumió al gobierno americano en una profunda crisis. En la cinta, el presidente –interpretado por un buen Donald Pleasance– es uno de los personajes clave, primero mostrándose como un hombre asustadizo, nervioso y cobarde cuya personalidad va cambiando conforme avanzan los acontecimientos hasta mostrar su verdadera forma de ser. Sin duda, gran relación la que guarda este personaje con el verdadero presidente de los Estados Unidos en aquella época, Richard Nixon. Que participe Lee Van Cleef tiene mucho que ver en el ambiente que he descrito anteriormente: es su personaje quien dicta las normas en la zona sin ley. Por otro lado, la inclusión en el reparto de Harry Dean Stanton y de Ernest Borgnine posibilitó altamente que el film no pasara desapercibido. El primero da vida a un ex-compañero de fechorías de Plissken y el segundo a un taxista bonachón –el tipo de personaje al que solía dar vida este buen actor– que colabora con el anterior.

En definitiva, este es un buen largometraje que debéis visionar sí o sí en caso de que no la hayáis visto todavía. No tiene una duración excesiva, por lo que estoy seguro que os va a dejar con ganas de más. Contó con un presupuesto irrisorio y, sin embargo, recaudó unas cantidades más que decentes en taquilla. De hecho, el film ha sido incluido dentro de lo que se denomina el cine de culto, por lo que existe una amplia oferta en cuanto al merchandising y no es difícil encontrar fans del personaje y de la obra en sí –tal es el caso de un servidor–. Por último, comentar que existe una segunda parte, de la cual en pocos días podréis leer la crítica, que no es de tan buena calidad pero que se puede ver perfectamente y, de hecho, debéis hacerlo.

© AVCO Embassy Pictures

© AVCO Embassy Pictures

Acerca de Joaquín Guerrero (35 Artículos)
Graduado en Información y Documentación por la Universidad de Granada. Además, desarrollador de aplicaciones informáticas. Me gusta el cine -obviamente-, la música -rock y heavy-, montar en moto y salir con amigos. También me gusta la cerveza alemana...

1 Trackback / Pingback

  1. 2013: Rescate en L.A. – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s