Últimos Artículos:

Sobre Crítica Cinematográfica, los Críticos y Cómo Entenderlos

“El trabajo del crítico es sencillo en más de un sentido. Arriesgamos muy poco, y sin embargo disfrutamos de una posición situada por encima de quienes someten su trabajo y su persona a nuestro juicio. Prosperamos gracias a nuestras críticas negativas, que resultan divertidas cuando se las escribe y cuando se las lee.

Pero la cruda verdad que los críticos debemos enfrentar es que, en términos generales, la producción de basura promedio es más valiosa que lo que nuestros artículos pretenden señalar. Sin embargo, a veces el crítico realmente arriesga algo, y eso sucede en nombre y en defensa de algo nuevo.”

Este fragmento perteneciente a la maravillosa ‘Ratatouille’ y recitado por el personaje del crítico gastronómico Anton Ego, resume la esencia de lo que es y lo que debería ser la crítica cinematográfica. Puede que sea una osadía pretender siquiera considerar tanto mi labor como la de cualquiera de mis compañeros en esta web, dentro de esa rama profesional tanto de la escritura como del propio medio audiovisual. Sin embargo, no deja de ser cierto por ello que cada vez que me enfrento al reto que supone hablar sobre una película, serie o cualquier tema de los que tratamos a diario, procure siempre hacerlo desde el mismo sentido de la responsabilidad, seriedad y compromiso que si lo hiciese cobrando a cambio de ello. Precisamente el mundo de la crítica no siempre es visto con la suficiente seriedad o respeto como para considerarla una actividad verdaderamente importante por sí misma. Considero que hay mucho que analizar y sobre lo que reflexionar alrededor de esta profesión y aquellos que la ejercitan o pretenden hacerlo, y sobretodo sobre las implicaciones que tienen tanto la manera en que la gente entiende su labor como la forma en que un crítico se ve a sí mismo.

carlos-boyero

Carlos Boyero para © El País

En primer lugar, una verdad ineludible. Donde hay opinión, hay subjetividad y la crítica fundamentalmente es eso, opinión. Por más que uno pueda empeñarse en intentar construir en menor o mayor medida los argumentos que puedan respaldarla, en el mejor de los casos solo podrá demostrar que aquello que dice opinar es de manera totalmente genuina su criterio verdadero. Esto es más difícil de encontrar de lo que parece, ya que el primer y quizás gran obstáculo al que se enfrenta la crítica de todo tipo es la aparente necesidad de ligar a los críticos con perfiles concretos, los cuales tienden a derivar en la creación de personajes que acaban devorando a la propia persona. Para ser más concretos me tomaré la libertad de elegir a un crítico español bastante conocido, incluso por aquellos que no suelen fijarse en este tipo de profesionales del cine. Me refiero a Carlos Boyero, cuyo trabajo puede disfrutarse o soportarse a día de hoy en el periódico El País. Cuando uno aguarda la opinión de Boyero sobre una película cualquiera, no lo hace esperando recibir una ampliación de información sobre esa obra. Lo hace deseando escuchar un comentario que se recree en los aspectos negativos de la misma y en la que reine cierto sentido despótico. Y cuando no es así, y por lo tanto resulta menos disfrutable de lo deseado, se acude a determinados detalles del texto para en gran medida atacar a ese personaje, que ya de por sí parece actuar buscando generar ruido ante su presencia. Es un ejemplo más del crítico protagonista, aquel que hace del texto una mera excusa para acaparar un protagonismo similar o incluso superior al de aquel producto del que habla.

Pero no es esa la única forma de adquirir importancia que tiene un crítico. Dentro del libro ‘Moteros Tranquilos, Toros Salvajes’ se hablaba en determinado momento de Pauline Kael, una crítica de gran influencia durante aquel periodo clave del cine americano moderno, en concreto entre finales de los sesenta y los setenta. Si a Kael le gustaba una película, ésta pasaba a considerarse buena. Su criterio era tenido en tanta importancia que los propios directores, actores o productores buscaban de alguna manera su bendición y reconocimiento, sabedores de que una gran parte de sus espectadores en potencia se dejaban guiar a la hora de acudir o no a ver una proyección a partir de esa opinión. Este tipo de posición de poder del crítico queda perfectamente escenificada en ‘Birdman (o La inesperada virtud de la ignorancia)’, en la escena del encuentro casual en un bar entre el personaje protagonista y una prestigiosa crítica teatral. Ante la rabia e impotencia de un pletórico Michael Keaton, la altiva crítica le adelanta su opinión negativa aún antes del estreno de su obra, haciéndole patente su auto-consideración como dueña en cierto modo del criterio correcto de lo que es un estándar de calidad y considerando a su interlocutor como indigno de ser considerado un artista. En esa misma escena encontramos el otro lado de la moneda del reverso tenebroso de la crítica. Como exabrupto en respuesta del desprecio recibido, el personaje de Keaton le escupe en la cara que su odio tiene como único origen que ella es una artista frustrada en sí misma. Es esta una opinión bastante generalizada sobre aquellos que analizan una disciplina artística, como si ante la incapacidad de realizar una obra propia solo quedase el consuelo de hablar sobre las de otros. Aunque esa sea una opinión fundamentada en cierta ignorancia, los propios críticos no pueden eludir una parte importante de culpa en su generación, debido a actitudes como las anteriormente comentadas.

Birdman-2

© Fox Searchlight Pictures

Hay que abandonar el uso de la posible influencia sobre los demás como un arma arrojadiza en función de las filias y fobias personales. La honestidad es importante, algo inherente a la opinión, pero también debe implicar un sentido de la honestidad hacia aquello que mueve a alguien a hablar sobre cine. El crítico puede ser un difusor e incluso defensor del propio arte del que habla, siendo esta una tarea paralela a la opinión de cada obra individual. Debe huirse del exabrupto y la crítica fácil y llamativa. Debe intentarse emprender también una función paralela de formación continua del espectador, intentando siempre aportar un nuevo conocimiento sobre cualquier elemento del séptimo arte que pudiera desconocer hasta leer esa crítica que en sí misma es una obra.

Porque una crítica podrá ser una obra por sí misma no solo porque la calidad de la expresión y el análisis sea lo más alta posible, sino especialmente porque aquello que se encuentre el lector desprenda de manera inevitable amor por el séptimo arte en cualquiera de sus formas, aún cuando se hable de la peor de las películas o la más aburrida de las series. Uno puede estar satisfecho con lo que escribe cuando aquellos que lo leen, comprenden que aquello que opina, sea bueno o malo, viene justificado por una pasión que envuelve al firmante de tal forma, que no tenga más remedio que vomitar sobre un folio en blanco aquello que le transmite no sólo determinada obra, sino todo un arte. Un arte que para el firmante de este texto, es el que puede englobar de la manera más completa todo el conjunto de emociones y vivencias que podemos experimentar durante nuestra vida. De la misma forma, espero que no solo se transmita con este texto mi pasión por escribir sobre cine, sino la de todos los integrantes que participan con sus palabras en esta humilde pero ilusionada página. Porque como dije antes, cuando uno habla sobre aquello que le apasiona, de alguna forma desnuda una parte de su alma y la comparte con el resto del mundo.

el-espiritu-de-la-colmena

© CB Films

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s