Últimos Artículos:

The Knick T.1

‘Revolucionando la medicina clínica’

Showrunner:  Jack Amiel, Michael Begler, Steven Soderbergh | Dirección: Steven Soderbergh | Guion: Jack Amiel, Michael Begler, Steven Katz | Reparto: Clive Owen, André Holland, Eve Hewson, Juliet Rylance, Michael Angarano | Música: Cliff Martinez | Año estreno: 2014

Ficciones ambientadas en el mundo de la medicina tenemos para dar y regalar –mi favorita siempre ha sido ‘Urgencias’–, pero ninguna como la creada por Jack Amiel y Michael Begler para el canal filial de HBO, Cinemax. El guion del proyecto, basado en el hospital real que da nombre a la serie, cayó en manos de Steven Soderbergh, enamorándose inmediatamente de él. El director parece que cumplió su palabra de retirarse del cine, que no de la televisión, donde triunfó con el telefilm ‘Behind the Candelabra’ para HBO, con lo cual tenía asegurada la luz verde para llevar a cabo ‘The Knick’. Al igual que sucediese con la primera temporada de ‘True Detective’, la serie de Cinemax está dirigida completamente por Soderbergh, quien consiguió concluir el rodaje de toda la temporada en 70 días, como si de una película se tratase. Y es que los resultados se asemejan más al cine que a la televisión.

La historia se centra en el transcurso diario del Hospital Knickerbocker de Nueva York en 1900. El Doctor Thackery es el jefe de cirugía, además de un afamado y ambicioso hombre de ciencia, que ansía triunfar donde su antecesor fracasó, consiguiendo introducir el mundo de la medicina en el S.XX. Para ello no sólo contará con la ayuda de un experimentado equipo de médicos y enfermeras, sino también de la cocaína, a la que es un adicto enfermizo. Además de al buen Doctor, nos encontraremos con un abanico de personajes de lo más rico que nos describirán el día a día dentro del Hospital.

© Cinemax

© Cinemax

A grandes rasgos, ‘The Knick’ no parece diferenciarse de otras muchas series centradas en un Hospital. Se nos presentan una serie de personajes a través de los cuales se nos narraran diferentes historias médicas y las relaciones que existen entre ellos. Sin embargo, la serie dirigida por el director de ‘Traffic’ destaca por varias razones. Primero, consigue ser mucho más que ‘otra serie de médicos’ para convertirse en una radiografía histórica sobre Estados Unidos. El racismo, las diferencias sociales, las enfermedades, la inmigración, el aborto, la prostitución, la drogadicción… todo ello, unido a la imagen del Hospital como empresa que trafica con enfermos y cadáveres para alcanzar beneficios, se da de la mano y nos pinta una sociedad deprimente en la que, desgraciadamente, no cuesta mucho ver similitudes con la actualidad. Otro motivo que hace que la serie se alce como una de las mejores de los últimos años, y posiblemente sea la razón principal, es el estilo visual. ‘The Knick’ se ambienta en 1900 pero no parece una serie de época. Al contrario, respira modernidad en cada fotograma. Steven Soderbergh es uno de los directores más interesantes no sólo por los materiales que trata sino por cómo lo hace. Al igual que logró que la lucha contra la droga resultara fascinante, el mundo de la medicina que nos describe en la serie impacta. Largos travellings por los pasillos del recinto, una planificación casi barroca, planos descriptivos llenos de expresionismo, una fotografía que alterna tonos fríos y cálidos para remarcar el ambiente logrando ser un auténtico gozo para la vista. Todo ello bien acompañado por la electrizante música de Cliff Martinez, la cual, a pesar de ser anacrónica, casa como un guante con las imágenes logrando instantes tan bellos como enfermizos.

Es difícil hablar de algún capítulo en concreto, ya que considero la serie como un todo, una gran película de cerca de diez horas con momentos inolvidables. De entrada pone las cosas bien claras, no es apta para aprensivos. La secuencia de apertura de la cesárea es toda una declaración de principios por parte de los creadores, quienes parecen estar diciéndonos: “Esto es lo que vas a encontrar aquí. Si no te gusta, largo”. Y si, el show no se corta en ningún instante en mostrarnos los arcaicos métodos clínicos que se utilizaban para tratar de sanar a la gente. Verdaderas carnicerías que eran expuestas al selecto grupo de médicos, que acudía como público a las operaciones. Si tuviese que destacar algún instante, sin lugar a dudas, alzaría a lo más alto todo el capítulo de la revuelta. Tensión, rabia y emoción al unísono. Un capítulo que merece ser puesto en los altares de la Historia de la Televisión. También me parece precioso, por lo que transmite y lo que significa, el instante en que la enfermera Elkins enseña a montar en bici a Thackery.

© Cinemax

© Cinemax

Otro pilar fundamental en toda buena serie es el reparto, el cual está encabezado en esta ocasión por un pletórico Clive Owen, dando vida a ese Mad Doctor con mocasines blancos apellidado Thackery. El actor británico posee una presencia apabullante que aquí tergiversa para convertirse en el obsesivo y maniaco cirujano adicto a las drogas, y a sanar pacientes, que comienza una enfermiza historia de amor con la novicia enfermera Elkins, a la que da vida primorosamente la hija de Bono, Eve Hewson. Como apunte decir que a pesar de compartir algunos malos hábitos con el Doctor House de Laurie, la creación de Owen es bastante diferente y posiblemente sea el mejor trabajo del actor. Tanto la citada Eve Hewson como André Holland sirven para introducir, a través de sus personajes, al espectador en el mundo que rige en el Hospital, a la vez que sufren una transformación. Ella da vida a la novata enfermera que parece interesarse en un principio por el joven e inocente Bertie pero acaba sucumbiendo a la atracción hipnótica de Thackery, cuya influencia la hará entrar en los mundos inimaginables de los bajos fondos –famoso ya el Loto de Oro–. Holland, por su parte, da vida a Algernon, un afroamericano que fue bendecido por la familia Robertson, para los que sus padres siempre han trabajado, al darle unos estudios. A su llegada al Hospital, regentado por los Robertson, Algernon esperará recibirse abrazado, pero se encontrará con un ambiente hostil, especialmente por parte del Doctor Gallinger, quien ve peligrar su posición en el centro. Destacan también Juliet Rylance como la filantropa e hija de los Robertson, Cornelia, la cual además está enamorada en secreto de quien no debería; y Chris Sullivan como el conductor de ambulancia Cleary, capaz de cualquier cosa por lograr enfermos para el Knickerbocker.

Soderbergh logró una verdadera Obra Maestra con su apuesta televisiva. Como la cocaína para Thackery, ‘The Knick’ es una enfermiza y adictiva droga visual que solo tuvo un problema, se estrenó el mismo año en que acapararon toda la atención ‘True Detective’ y ‘Fargo’, quedando ella en segundo plano. Por fortuna eso no impidió que su magnífico final de temporada quedara sin continuación, pero eso es otra historia.

© Cinemax

© Cinemax

Acerca de Ramón Cervantes (18 Artículos)
Granadino que desde temprana edad se hizo amante del Séptimo Arte. Entiendo la vida en Blanco y Negro, como una película de los años 20. El Cine, además de arte y entretenimiento, es una ventana dónde poder vivir mil vidas, descubrir nuevos mundos y reflexionar acerca del nuestro.

1 Trackback / Pingback

  1. The Knick T.2 – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s