Últimos Artículos:

Deadpool

‘Superhéroes… ¿quién os necesita?’

El que organiza: Tim Miller | Los que escriben: Rhett Reese y Paul Wernick | Las caras (más o menos) bonitas: Ryan Reynolds, Morena Baccarin, Ed Skrein, T. J. Miller, Stefan Kapicic | El señor visual: Ken Seng | El fiera del musicote: Junkie XL | El origen chulo: Personajazo creado por Rob Liefeld y Fabian Nicieza | El año guapo: 2016

Hola chicos, siento mucho la tardanza, estaba escribiendo la crítica de esta peli en clase porque hoy tengo el día muy movidito. La verdad es que los perracos de mis compañeros de Última Toma me han dejado entregarla tarde –vi al jodido Deadpool el viernes y estamos ya a lunes, son unos santos–. Pues eso. La peli, muy guapa; Ryan Reynolds, no tanto. Pobrecillo, y encima le pusieron tatuajes a Inara de ‘Firefly‘ para hacerla más malota. Al menos por fin ejerce de la profesión que le vimos en la serie de Whedon de forma directa. La verdad, creo que más de uno que entre en esta crítica no va a pasar de este párrafo, así que te dejo un resumen: La película es impresionante, novedosa, creativa y ofensiva para prácticamente cualquiera que la esté viendo; pero siempre hay un pero: podría haber sido más impresionante y ofensiva.

Vamos a ver, los socios de la 20th Century Fox nos plantean una película para mayores de 18 –aunque vaya, los chavalillos de 12 que vi con los abuelos en el cine la habrán disfrutado seguro, y sin quejas luego para las distribuidoras ni nada por parte de los padres–, sin embargo se queda corta en todos los procesos que te obligan a poner una restricción de edad tan alta: no es tan violenta, no hay tanto sexo y no tiene un lenguaje tan zafio. Dicho esto, queda claro que no puedes esperarte ninguna adolescentada con el objetivo de poner a prueba tus hormonas; la cinta es más inteligente de lo que parece y la calificación para mayores de 18 años es lógica, pero no un motivo autoimpuesto para hacer burradas en la cinta sin una lógica narrativa. Pero oye, este párrafo ha sido demasiado serio, os dejo una foto promocional guapa de la película.

© 20th Century Fox

© 20th Century Fox

Bueno, creo que me he confundido de película, pero me sirve para hilar temas. Deadpool presenta la producción cinematográfica más crítica que podrás ver hasta ahora. Hay hostias a dos manos para todo lo que se le pasó por la cabeza a los guionistas: Los X-Men, Hugh Jackman, 20th Century Fox, Linterna Verde, Ryan Reynolds, el bajo presupuesto de la cinta… Gracias a las posibilidades del personaje al trasladar el cómic a la gran pantalla y su necesidad constante de romper la cuarta pared, se crea un discurso lleno de inverosimilitud que en ningún momento se puede considerar que se salga del tiesto. La cantidad de barrabasadas que oirás es constante y se mantiene el espíritu del personaje original, convenciendo a seguidores y profanos. Pero volviendo a la idea original, la película podría haber ido mucho más allá en todo momento. Se agradece enormemente el esfuerzo de una major como Fox para crear un film completamente distinto a lo que se ha hecho hasta ahora en un universo cinematográfico donde cada año recibimos una cantidad ingente de películas de superhéroes, copada por falta de imaginación salvo algunos casos concretos donde el humor funcionó realmente bien como ‘Ant-Man‘ (‘Ant-Man’, Peyton Reed, 2015) o ‘Guardianes de la Galaxia‘ (‘Guardians of the Galaxy’, James Gunn, 2014); donde la acción casaba perfectamente con el humor. La aportación de Coloso (Stefan Kapicic) y… un segundo… la adolescente nuclear… cabeza nuclear… nega.. nagisi… la mutante Sinéad O’Connor (Brianna Hildebrand) sirven más como excusa narrativa que como aportación interesante de sus personajes a la película. Pese a la poca ayuda de estos X-Men, nuestro antihéroe rojo se basta y sobra para ir más allá en una narración fragmentada muy atractiva y con una gran capacidad de sorprender al espectador.

Sin embargo, nuestra Piscina de la Muerte tiene pegas, claro que las tiene. Hasta un ser humanamente perfecto como Ryan Reynolds tiene fallitos. Todas las actuaciones están a un nivel medio, lo que provoca que todos los momentos en los que aparece Deadpool en pantalla se come todo lo demás; sin embargo, las partes de Wade Wilson están más limitadas. La película se puede dividir en dos mitades: “Cómo me convertí en Deadpool” y “Qué hago cuando me convierto en Deadpool”. Siendo la segunda mitad muy superior a la primera. Sin embargo no hay que olvidar que esta no es una película sobre un superhéroe, es una historia de amor. Un amor entre un mercenario y una prostituta que consigue ir mucho más allá. Y ahora otra fotito, que se que es lo que queréis.

© Activision

© Activision

Mierda, esta tampoco es…

Acerca de Daniel Andana (28 Artículos)
Vivo entre los héroes, el espacio, las falsas realidades y los viajes en el tiempo. Amante del audiovisual en todas sus artes y formas.

1 Trackback / Pingback

  1. X-Men Orígenes: Lobezno – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s