Últimos Artículos:

Orphan Black T.1

‘¿Quién es Beth Childs? o (El don de la ubicuidad de Tatiana Maslany)’

Showrunner:  Graeme Manson y John Fawcett | Dirección: Graeme Manson, John Fawcett, T.J. Scott | Guion: : Graeme Manson, John Fawcett, Alex Levine | Reparto: Tatiana Maslany, Dylan Bruce, Skyler Wexler, Jordan Gavaris, Kevin Hanchard | Música: Trevor Yuile | Año estreno: 2013

Acción trepidante, una actriz completamente camaleónica y unos giros de guión bruscos –quizás en exceso– son los principales componentes de una de las grandes sensaciones del panorama actual televisivo a nivel internacional: ‘Orphan Black’. La coproducción entre Estados Unidos y Canadá emitida por BBC America se ha metido en el bolsillo a la audiencia y su cuarta temporada está más que cerca, se estrenará el 4 de abril y, poco después, podremos verla en Netflix España. En Última Toma, hemos querido analizar la primera temporada para animar a todos aquellos que aún no se han decidido a ver estar vertiginosa serie de ciencia ficción, que ya ha dado el salto al cómic.

La trama de ‘Orphan Black’ arranca cuando Sarah Manning, una traficante de drogas ocasional, ve como una chica idéntica a ella se suicida tirándose a las vías del tren. Su reacción es coger el bolso de la fallecida y usurpar su identidad convirtiéndose así en Beth Chids, policía. Cuando se da cuenta de la profesión de la persona cuya identidad ha robado intenta dar marcha atrás, pero ya es demasiado tarde, para entonces Sarah ya está metida en una conspiración mucho más grave de lo que nunca se imaginaría. Pero, ¿quién es en realidad Beth Childs? y ¿por qué son idénticas? La respuesta a estas preguntas no traerá más que nuevas dudas y complicaciones para la vida de Sarah que acabará con una única salida: descubrir la verdad.

© Space / © BBC America

© Space / © BBC America

No es posible hablar de ‘Orphan Black’ sin alabar hasta la saciedad a Tatiana Maslany, cuyo principal hándicap es evidente: interpreta hasta siete papeles en la primera temporada y alguno más a partir de la segunda. Sus personajes son diversos en el más amplio sentido de la palabra, ya sea por sus orígenes, orientaciones sexuales, estilos de vida, etc, Maslany compone a cada personaje por separado y, tal y como ha afirmado en alguna entrevista, a cada uno le pone una parte distinta de sí misma. Las formas de hablar, las posiciones de la voz, los gestos, las miradas… todo es completamente distinto según a quién esté interpretando y éste es uno de los principales motivos por los que vale la pena ver la serie, especialmente en versión original. Es muy interesante en este sentido valorar tanto a la actriz como al equipo de maquillaje y caracterización de la serie, que es tan brillante que hasta cuando las protagonistas –siendo todas la misma actriz– cambian de identidad para usurpar a otra “hermana”, el espectador es capaz de seguir perfectamente la historia identificando tanto al personaje que usurpa como la identidad que representa en ese momento.

Desde el punto de vista del feminismo la serie supone una ruptura brutal con todo lo anterior –en este sentido es necesario destacar también la labor de ‘Orange Is the New Black’–. Desde géneros tradicionalmente con más audiencia masculina como es el caso de la acción, la ciencia ficción e incluso por momentos, puro thriller policíaco, se propone romper con los tópicos desde su propio origen. Si bien con esta misma temática, otras productoras con valores más tradicionales hubieran abogado por la interpretación masculina, ‘Orphan Black’ pone al frente a mujeres firmes, emponderadas y no exclusivamente por su nivel socioeconómico o su profesión, sino féminas con una personalidad fuerte que cargan con el peso absoluto de la trama. La serie da las piezas de un puzzle para que cada espectador –masculino o femenino– componga las distintas partes de la misma persona que, más allá de ser mujer –en la tercera temporada la serie expande sus horizontes–, es en realidad distintas mujeres con el mismo punto de partida biológico. A partir de aquí surgen reflexiones acerca de cómo influye al ser humano el entorno, qué papel juega la crianza o las diferencias entre la familia de sangre y la familia elegida. Además, se incluyen a lo largo de toda la primera temporada reflexiones sobre la maternidad y todas las variantes posibles de experimentarla. Encontramos a madres biológicas (mono o biparentales), madres adoptivas, madres gestadoras e incluso la ausencia de esta figura. En definitiva, hay todo un discurso que, sin ser predominante, es constante y, dado lo difícil que es reflejar este tipo de temáticas sin llegar a la reivindicación excesiva, se agradece la elegancia y la falta de saturación al respecto. Es más, es importante destacar que ‘Orphan Black’ no es una serie exclusivamente para mujeres, sino que es mucho más que eso, es un compendio de valores capaz de aunar a los espectadores por encima de las absurdas guerras de sexos y esto se demuestra en la primera temporada y se ratifica más adelante.

© Space / © BBC America

© Space / © BBC America

El nombre de cada capítulo está sacado directamente de diferentes libros y capítulos de la obra de Darwin (El Origen de las Especies, Instinto, Variación de la Naturaleza…), lo que entronca directamente con la trama principal sustentada en temas como la evolución, la clonación humana y los conceptos de naturaleza y crianza. La presentación de la historia de pura ciencia ficción que sostiene ‘Orphan Black’ engancha al espectador gracias a la verosimilitud de sus capítulos y al ritmo incesante de la serie, no apta para cardíacos. Es muy interesante ver cómo la buena documentación hace de la serie sin credibilidad en la que se podría haber convertido, una serie loca pero convincente.

En el apartado técnico ‘Orphan Black’ no tiene grandes pretensiones en cuanto a movimientos de cámara, grabaciones en grandes espacios o look de superproducción como otras series actuales, no obstante tiene un potente montaje capaz de incluir a varias Maslanys interactuando entre ellas –aquí de nuevo es crucial la interpretación de la actriz canadiense así como la caracterización–, lo que supone para el espectador un interesante estímulo visual. El montaje sumado al ritmo y a las interpretaciones –no exclusivamente la de Maslany, especial atención a Jordan Gavarys– hacen de ‘Orphan Black’ una serie que merece la pena ver, especialmente si el espectador quiere ver una serie dramática, de humor, policíaca, de acción… ‘Orphan Black’ es la ficción con mayor diversidad de los últimos tiempos.

© Space / © BBC America

© Space / © BBC America

Acerca de Laura Pacheco (29 Artículos)
Adicta a las series, al cine y a los viajes. Soy un desastre ordenado.

1 Trackback / Pingback

  1. Orphan Black T.2 – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s