Últimos Artículos:

Jessica Jones T.1

‘Valiente no es aquel que no tiene miedo’

Showrunner: Melissa Rosenberg | Dirección: S. J. Clarkson, David Petrarca y Simon Cellan Jones | Guion: Melissa Rosenberg, Micah Schraft, Scott Reynolds | Reparto: Krysten Ritter, Mike Colter, Carrie-Ann Moss, Rachael Taylor, David Tennant | Música: Sean Callery | Basado en: Alias, de Bryan Michael Bendis y Michael Gaydos | Año estreno: 2015

“Puede que Nueva York sea la ciudad que nunca duerme… pero acostarse se acuesta con cualquiera, y no me quejo, los infieles son buenos para el negocio. Una parte importante de este trabajo es buscar lo peor de las personas y resulta que eso se me da muy bien.” De esa manera, con un discurso omnisciente comienza esta deliciosa historia adornada con intensas pinceladas de violencia, gore moderado, nihilismo, relativismo ético, juegos mentales, sexo, alcoholismo, manipulación, villanos ególatras y héroes rotos en la que la línea entre el bien y el mal palidece hasta difuminarse entre la bruma de la confusa realidad. Todo esto enmarcado en una serie que supera su ya muy masticada premisa detectivesca la cual es condenada al ostracismo y usada como excusa para contar una historia dramática mucho más relevante y atemporal, una historia sobre venganza y redención, sobre crimen y castigo, sobre abuso y perdón. Pues esta historia es en primer lugar un thriller psicológico y en segundo lugar un show sobre superhéroes contada a través de personajes ricos y tridimensionales, despiadados y valientes que han sido magistralmente esculpidos hasta alcanzar su forma más auténtica. Tan bien construidos y aportando un material tan apasionante que cada uno de ellos debería tener el título de protagonista y no de secundario, siendo merecedores de mucho más tiempo en pantalla, haciendo que esos trece episodios de entre cuarenta y cinco y cincuenta y cinco minutos nos sepan definitivamente a poco.

Seguimos los pasos de Jessica Jones, una detective privado con problemas de alcoholismo y aislamiento social y lo que parecen ser habilidades especiales, la cual se ve acorralada por su pasado a través de flashbacks que la asaltan, pesadillas e insomnio, rasgos característicos de un Síndrome de Shock Post-Traumático de manual. Pues en los aspectos psicológicos de los personajes los guionistas han hecho un trabajo minucioso y concienzudo al mostrarnos las consecuencias del abuso y el maltrato. Al comienzo observamos una protagonista movida únicamente por el miedo, que intenta huir de su pasado y no afrontar lo que le ha ocurrido. Ha construido una muralla de invulnerabilidad alrededor de su persona, pero aún así es capaz de empatizar con las víctimas que han pasado por lo mismo. Y es gracias a eso que llega al punto de ruptura del proceso de negación-evitación, cuando de manera colateral se siente directamente responsable de otras víctimas.

© Netflix

© Netflix

El arco narrativo muestra cómo las motivaciones de la heroína pivotan y evolucionan del miedo a la protección, de la protección a la justicia y de la justicia a la venganza de una manera orgánica según se enfrenta a su pasado y supera su trauma. Todos los personajes comparten  un pasado abusivo de una forma u otra, lo cual contribuye a ese tono sombrío y al mismo tiempo facilita una narrativa cautivadora. Y hablando de cautivador, David Tennant realiza magistralmente la tarea de dar vida a Kilgrave, el villano de la historia dotado de poderes de control mental que ha mantenido secuestrada a la protagonista durante ocho meses obligándola a hacer cosas terribles. Presenta una personalidad ególatra con rasgos psicóticos y una actitud cuasi infantilesca que encuentra divertidos sádicos trucos de circo. Pero no es el tipo de villano que simplemente quiere ver arder el mundo, es el perfil exacto de un obseso maltratador sin contacto con la realidad, que no asume responsabilidad por sus actos ni encuentra maldad alguna en ello y que además acusa a la víctima de despreciar sus atenciones y tratarlo injustamente. Y a pesar de eso, existe una conexión innegable entre el personaje de Krysten Ritter y Tennant, no es inusual que en relaciones abusivas existan vínculos afectivos y Ritter lo interpreta a la perfección, captando la esencia del personaje y su debate interno, incluso compadeciendo o empatizando con su agresor. La dualidad presente en todas las relaciones es algo a resaltar, pues desde la víctima que cree que puede salvar a su agresor de sí mismo, la pareja que miente al ser querido, pasar de la violencia a la atracción como acto del cerebro primitivo son recursos que la serie usa para acentuar la complejidad de los personajes y las relaciones humanas.

Jessica Jones es una de esas historias desconocidas del universo Marvel, aparece en ‘Alias’, cómic creado por Brian Michael Bendis en el año 2001 y a continuación ‘The Pulse’ del mismo creador en 2004. Curiosamente, ninguna de las anteriores es su primera aparición. Como anécdota, la primera vez que fue visto el personaje fue en el número cuatro de “El increíble Spiderman” publicado en Septiembre de 1963 en el que observamos a una Jessica Jones adolescente compañera de clase de Peter Parker, en una etapa previa a su transformación. Lo maravilloso de Marvel es su capacidad dual de narrativa, creando dos mundos en los que habitan sus personajes y lectores. Viven en el cruce entre la fantasía y la realidad, otorgando a gente ordinaria dones sobrehumanos, lo cual permite empatizar con el héroe y simultáneamente alimentar la imaginación del lector sin enclaustrarlo. La adaptación a televisión corre a cargo de la guionista Melissa Rosenberg (‘Dexter’, ‘The O.C.’, saga ‘Crepúsculo’) que en un primer intento de venderla, la ofreció a la cadena ABC, de corte familiar y orientada a un contenido para todos los públicos, que afortunadamente rechazó. Y digo afortunadamente, pues gran parte del encanto de este show es su inmersión en la entrañas del Marvel más sombrío con su temática adulta y lúgubre, y de no haber aterrizado en Netflix quién sabe cuál habría sido el resultado. Nos encontramos ante una adaptación inteligente y respetuosa del cómic, que lleva a cabo ciertos cambios, en vista siempre de la mejora lógica de la narrativa. Kilgrave aparece por primera vez en el número cuatro de Daredevil en Octubre del año 1964, tiene sentido que en ‘Alias’ controle mentalmente a Jessica y la envíe a acabar con el héroe invidente, cosa que en la adaptación televisiva no ocurre.

© Netflix

© Netflix

Cuestiones como las relaciones de la protagonista, amigos y pasado de los personajes es dónde difiere el universo del cómic y el universo cinemático de Marvel para crear cohesión narrativa y dar sentido a las líneas cronológicas. El efímero escarceo de Jessica como Jewel es mencionado como hecho risible. El personaje de Jeri Hogarth es un hombre en el cómic, y en la serie es una fría, desalmada y exquisita Carrie Anne Moss. Su relación con Luke Cage no se explora con la misma profundidad con la que se hace en el cómic, pero esto es a causa del inminente estreno de Marvel’s Luke Cage. Han utilizado una fórmula que previamente les ha resultado útil, que es presentar a un personaje imbuyéndolo en la historia de otro. Para situar en contexto al espectador se mencionan los hechos catastróficos acaecidos en Nueva York durante la invasión alien en la que luchan Los Vengadores.

La fotografía y el maravilloso trasfondo de Nueva York son un gran apoyo a la historia, con una estética gris y lúgubre de película independiente. El apartamento de Jessica es una copia exacta del cómic original, lo cual demuestra una excepcional atención al material de Bendis y al lector. La música sin embargo no tiene un papel relevante en esta serie con uso errático y anecdótico. Algo que sí es relevante y cargado de valor narrativo es el uso de flashbacks como herramienta para adentrarse en la psique de los personajes que siempre es un acto de complicidad hacia el espectador, te hace sentir involucrado con la historia. Lo revolucionario de esta serie sin embargo, nace de la genialidad de los escritores, que denota un profundo respeto por su narración, los personajes y los espectadores. Marvel jamás se había adentrado en rincones tan oscuros con tanta maestría. Bien se podría eliminar cualquier demostración de super fuerza o habilidades excepcionales y la historia no perdería su capacidad de cautivar, cosa que no siempre puede decirse de Marvel. Los personajes femeninos no hablan entre ellos de manicuras y ropa y los personajes masculinos no son seres unineuronales estupidizados. En conclusión tenemos un material original de calidad, una adaptación inteligente, un casting más que acertado, sexo, alcohol, violencia, Trinity y un Doctor Who… ¿qué más se puede pedir? Una segunda temporada, por favor.

© Netflix

© Netflix

Acerca de Esther Tejedor (8 Artículos)
No encontré mi lugar en la realidad hasta que descubrí la fantasía.

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s