Últimos Artículos:

Hoyte van Hoytema, el Fotógrafo que Surgió del Frío

El oficio de director de fotografía es quizás uno de los más desagradecidos en la industria audiovisual. Encargados de dotar a la obra de un estilo visual concreto, mano a mano con el director de la misma, son los realizadores los que generalmente se llevan los elogios relativos al tono visual cuando este resulta acertado. A pesar de ello, un pequeño grupo de profesionales de este campo ha logrado ir haciéndose un nombre de prestigio dentro del séptimo arte. Nombres como Roger Deakins (‘Fargo’, ‘El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford’), Emmanuel Lubezki (‘El Árbol de la Vida’, ‘Gravity’), Robert Richardson (‘Malditos Bastardos’, ‘Shutter Island’) o Janusz Kaminski (‘La Lista de Schindler’, ‘Salvar al Soldado Ryan’) acumulan la suficiente cantidad de resultados de calidad a sus espaldas para ser en ocasiones igual o incluso más destacados en su trabajo que los directores encargados de una película. De hecho, algunos como Kaminski son casi indispensables para entender el estilo visual de determinados directores, en su caso respecto a la obra de tono dramático de Steven Spielberg.

En esta ocasión prefiero apartar la mirada de aquellos que son absolutos referentes en el campo de la cinematografía para centrar el foco sobre el suizo Hoyte van Hoytema. A pesar de nacer en el país helvético (tierra de grandes relojes y liberales bancos), el grueso de su carrera inicial tuvo lugar en producciones suecas, con algún trabajo esporádico en Noruega y Alemania, desarrollando su trabajo tanto para el cine como el medio televisivo. No es hasta finales de la década anterior, con el estreno de la estupenda cinta sobre vampiros ‘Déjame Entrar’ (‘Låt den rätte komma in’, Tomas Alfredson, 2008), cuando la industria del cine americano posó su interés sobre este enorme talento en el campo visual.

© Sandrew Metronome / © Magnet Releasing

© Sandrew Metronome / © Magnet Releasing

Calcada casi literalmente en el remake americano dirigido por Matt Reeves estrenado en el año 2010, ‘Déjame Entrar’ pone de manifiesto un dominio de los tonos de luz fríos y claros magistral, en esta ocasión mediante la utilización de escenarios urbanos con gran presencia de nieve. El alto contraste entre lo oscuro de la trama y los personajes principales con respecto a la serenidad y calma que reina en el ambiente durante la mayoría de las escenas, logro esto último del señor Hoytema, otorgan al film de una estética muy personal y alejada del ambiente lúgubre asociado de manera general a las historias de temática vampírica. Este éxito sin precedentes en el cine de género llegado de Suecia, además del mencionado e innecesario (aunque correcto) remake, trajo para sus principales responsables la vía a una serie de oportunidades laborales fuera de su alcance hasta el momento, y en el caso del fotógrafo suizo no iba a ser una excepción.

© Paramount Pictures / © The Weinstein Company

© Paramount Pictures / © The Weinstein Company

La primera oportunidad lejos de tierras nórdicas le llegaría en uno de esos proyectos preconcebidos para arrasar en la temporada de premios. Hablamos de ‘The Fighter’, proyecto impulsado por el actor y protagonista del mismo Mark Wahlberg, y que además de proporcionar al siempre intenso Christian Bale y a toda una veterana del cine independiente como Melissa Leo sendos premios Oscar por su labor como actores de reparto, proporcionó al otrora polémico director David O. Russell (gran amigo en aquel entonces de Wahlberg) la oportunidad de relanzar su maltrecha carrera. Dentro de ese collage de elementos, nos encontramos ante el que quizás sea el trabajo de Hoyte van Hoytema posterior a su etapa anterior en el que menos destaca su labor. Con un tono visual bastante neutro, se trata de una cinta de las que se suele llamar “de actores”, siendo el elemento estético un detalle más plegado a resaltar la labor de los intérpretes.

Precediendo a la que a día de hoy es su última participación en una producción fuera del mundo anglosajón, la sueca ‘Call Girl’, le llegó su primera gran ocasión de mostrar toda su capacidad ante un mayor público. Como no podía ser de otra forma, ello coincidió con la primera película del director de ‘Déjame Entrar’ fuera de la cinematografía sueca, la magistral ‘El Topo’ (‘Tinker Tailor Soldier Spy, Tomas Alfredson, 2011), adaptación de la novela de John le Carré perteneciente al universo literario protagonizado por el espía británico George Smiley, personaje también habitual como secundario en diversas novelas del escritor británico. Protagonizada por un descomunal Gary Oldman, la película sustenta su carácter estético en una perfecta recreación de la sobriedad y frialdad relativa a la Inglaterra de los años 70 y sobretodo al mundo del espionaje asociado al periodo de la Guerra Fría (periodo sobre el que publicamos recientemente un reportaje). De la nuevamente fructífera asociación del director de fotografía con Alfredson sale como resultado el que hasta tres años después sería el mejor trabajo del protagonista de este escrito.

© Warner Bros. Pictures

© Warner Bros. Pictures

Pero un poco antes de que llegase esa cumbre en su carrera, tuvimos la ocasión de disfrutar de su participación en ‘Her’, la romántica y única interpretación del siempre estimulante Spike Jonze sobre el uso actual de las tecnologías móviles. En esta ocasión van Hoytema consigue, entre otras cosas eliminando el color azul de la totalidad del metraje, dotar a cada fotograma de la película de un tono cálido totalmente en consonancia con las emociones del personaje protagonista, una más de las grandes caracterizaciones llevadas a cabo por el imprevisible Joaquin Phoenix. Este excelente trabajo fue toda una demostración de versatilidad del suizo, ya que fue capaz de tocar una serie de elementos estéticos y de ambientación muy diferentes a sus trabajos previos, sin dejar de establecer un sello propio de calidad. No es de extrañar que esa capacidad de adaptación llamase la atención del director Sam Mendes, que contó con él para sustituir al legendario Roger Deakins, quién realizó una labor expectacular en ‘Skyfall’, a cargo de la fotografía de la última entrega del Agente 007, la fallida ‘Spectre’. Tal como comentaba en mi crítica sobre el film, la estupenda labor de Hoyte van Hoytema no se ve lo suficientemente respaldada por el resto de elementos, especialmente un flojo y previsible guión. Sin embargo, el trago de ver desperdiciado su trabajo debió de ser llevadero, ya que venía de conseguir alcanzar la que un año antes fue la cumbre de su emergente carrera.

© Paramount Pictures / © Warner Bros. Pictures

© Paramount Pictures / © Warner Bros. Pictures

Y esa cumbre no es otra que ‘Interstellar’, la última película de Christopher Nolan y que desde su estreno, al igual que su máximo responsable, acumula alabanzas y detractores por igual. Pero si en algo coincide irremediablemente cualquiera que la vea (por los medios adecuados, claro está), es en considerar a esta cinta espacial un auténtico espectáculo de belleza visual. Jamás vimos el espacio exterior de manera tan formidable y creible, a la par que mágica, y difícilmente podrá alcanzarse en un futuro reciente tales cuotas de calidad estética con el mismo paisaje estelar. Por resaltar algún fragmento del formidable arsenal estético de Hoyte van Hoytema (inexplicable su ausencia no ya como nominado, sino como ganador absoluto de su categoría en los principales premios), la escena del viaje a través del agujero de gusano es de las que te dejan clavado a la butaca del cine y se graban a fuego en la mente del espectador.

No queda sino esperar futuros trabajos de un director de fotografía cuyo legado reciente pone el listón muy alto para aquello que esté por venir, lo cual ojalá nos regale más impactantes y bellos momentos que consigan aquello a lo que aspira cualquier responsable de la imagen de una película, que el espectador sea incapaz de apartar la mirada de la pantalla.

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

1 Comentario en Hoyte van Hoytema, el Fotógrafo que Surgió del Frío

  1. Ajaaaaa….creíste que no notaria la referencia a LeCarre!
    Gran articulo.

    Me gusta

1 Trackback / Pingback

  1. Las 25 Mejores de IMDb (Parte 3) – Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s