Últimos Artículos:

Mr. Robot T.1

‘Y tú, ¿eres un 1 o eres un 0?’

Showrunner: Sam Esmail | Dirección: Niels Arden Oplev, Sam Esmail, Jim Mckay | Guion: Sam Esmail, Adam Penn, David Iserson | Reparto: Rami Malek, Christian Slater, Carly Chaikin, Portia Doubleday, Martin Wallström | Música: Mac Quayle | Año estreno: 2015

“Give a man a gun and he can rob a bank. Give a man a bank and he can rob the world” 
(“Dale a un hombre una pistola y podrá robar un banco. Dale a un hombre un banco y podrá robar el mundo”)

Ideas como que el ser humano está podrido o que el capitalismo y la democracia son las caretas tras las que se esconden “el 1% de ese 1%” que gobierna el universo son las que ponen en marcha la trama de ‘Mr. Robot‘, la serie que Sam Esmail ha creado para USA Network y de la que firmó una segunda temporada antes de terminar de emitirse la primera.

Elliot Alderson (Rami Malek), es un informático brillante que trabaja en una empresa de seguridad cibernética de día y que dedica las noches a dejar volar su complejo de Dios, haciendo las veces de hacker justiciero destapando a todo tipo de delincuentes en la red. Este comportamiento tiene su origen en la ansiedad social que sufre desde joven y que no le permite conocer a gente si no es mediante hackeos a sus redes sociales, correos electrónicos, etc. Su secreto para acercarse a las personas, afirma en el piloto, es buscar en ellas lo peor y esto es justo lo que encuentra en compañías como Evil Corp, una empresa deshumanizada a la que se enfrentará con su grupo de hackers, los fsociety. Bajo estos nombres evidentes y estas premisas fantasiosas que parecen hablar de una serie americana tan pretenciosa como absurda, se esconde un contundente guion y las destacadas interpretaciones de Malik y Slater –sí, Christian Slater se ha quitado el gafe-, sin olvidarnos del inspiradísimo Martin Wallström. Todo ello hace que el espectador se adentre en el mismo estado conspiranoico que su protagonista y acabe creyéndose la historia.

© USA Network

© USA Network

Si hay algo que en un primer momento no convence de la serie es su parecido con el tono deDexter‘ (‘Dexter’, James Manos, Jr., 2006-13). Si bien es cierto que asemejarse al éxito escrito por Jeff Lindsay no es ningún insulto, las similitudes entre la voz de Rami Malek y la de Michael C. Hall es algo que no ha pasado inadvertido entre los fans de la canónica creación de Showtime. ‘Mr. Robot‘ ha sabido coger lo mejor de los dilatados monólogos en off de ‘Dexter’, y meterlos en la mente inestable de Elliot. Convencido de que los espectadores somos un personaje creado por su cerebro para ayudarle a mantener el control, el informático nos meterá en la historia, nos confesará sus inquietudes y nos increpará no haberle advertido de los problemas que iba a tener conforme avanza la trama. Este es solo uno de los muchos ejemplos de cómo hacer de una debilidad, un punto fuerte gracias siempre a las técnicas de guion de Esmail y los suyos.

Pero no es guion todo lo que reluce. La serie tiene una fotografía de estética underground muy bien recogida tanto por la ciudad de Nueva York, donde está ambientada y rodada, como por la trama relacionada con la adicción de Elliot a las drogas, trama en la que los planos ingeniosos van deslumbrando poco a poco e in crescendo desde el piloto hasta el capítulo final de la primera temporada de la serie. El uso de espejos, rayas de coca y pantallas de ordenador tiene vital importancia en los planos de cada capítulo pero especialmente en los del piloto, su episodio más laureado, que además fue dirigido por Niels Arden Oplev, conocido por dar el campanazo en 2009 con ‘Millenium 1: Los Hombres Que No Amaban a las Mujeres‘, saga que por cierto, llevó a la televisión en forma de miniserie y que valió al danés para dar el salto a continente americano.

© USA Network

© USA Network

En definitiva, cada capítulo de ‘Mr. Robot‘ son 50 minutos en los que un inspirado equipo técnico y un guion vertiginoso se funden para dar a luz a una de las series de 2015, que consiguió colarse entre los nominados a los Globos de Oro y los Satellite Awards entre otros y que cuenta en su haber con un premio Gotham a la mejor serie revelación del pasado año. Pero todo esto no sería posible sin la adicción que crea el personaje de Elliot, su discurso antisistema, su visión pesimista del ser humano actual y sus aires de antihéroe encandilarán al espectador desde el primer plano de la serie -el inicio del piloto cautiva-, ese estado de paranoia persistente planta en la audiencia una semilla que irá creciendo capítulo a capítulo, necesitará entenderlo, meterse aún más en su cabeza e ir descubriendo las piezas del puzzle que tiene ante sus ojos y lo hará de la mano del protagonista pues, como ya veníamos anunciando, nuestra función como espectadores es que Elliot no pierda el control ya que somos cómplices de sus actos.

Voyerismo en estado puro, conspiraciones, hackers, drogas y dosis de psiquiatría se funden en este cóctel que, a la espera de una segunda temporada, nos ha dejado con un buen sabor de boca y si hay un mérito indiscutible que atribuirle a Esmail y los suyos es haber conseguido esa identificación de la audiencia con el personaje protagonista –tarea difícil teniendo en cuenta sus problemas psicológicos–, y eso es algo que el público seriéfilo necesita para que se sigan haciendo series tan contundentes como ‘Mr Robot’.

© USA Network

© USA Network

Acerca de Laura Pacheco (29 Artículos)
Adicta a las series, al cine y a los viajes. Soy un desastre ordenado.

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s