Últimos Artículos:

The Walking Dead T.1

‘El comienzo del fin’

Showrunner: Frank Darabont | Dirección: Michelle McClaren, Johan Renck, Guy Ferland | Guion: Frank Darabont, Charles H. Eglee, Robert Kirkman | Reparto: Andrew Lincoln, Jon Bernthal, Michael Rooker, Norman Reedus, Sarah Wayne Callies | Música: Bear McCreary | Basado en: The Walking Dead, cómic escrito por Robert Kirkman y dibujado por Tony Moore | Año estreno: 2010

Un hombre que lentamente abre los ojos, despertando desorientado en una cama de hospital sin ser consciente del tiempo transcurrido o los eventos acaecidos; intenta inútilmente incorporarse y ponerse en pie, pero la debilidad de sus atrofiados y aletargados miembros se lo impide. Extenuado y dolorido por sus heridas, desde el suelo pide ayuda sin recibir respuesta. En un esfuerzo hercúleo se arrastra hasta el baño de dicha habitación y examina su entorno intentando encontrar una explicación lógica, hasta que finalmente abre la puerta que comunica con el pasillo del hospital para sólo hallar más incógnitas. Así arranca esta primera temporada, que consta de seis episodios y fragua los cimientos de la realidad post-apocalíptica que sirve como marco de desarrollo de las historias de un grupo de supervivientes. A la cabeza de la trama está Rick Grimes, interpretado por Andrew Lincoln, ayudante del sheriff de una ciudad del Estado sureño de Georgia, cuyos inquebrantables valores morales y respeto hacia la ley serán puestos a prueba por el nuevo status quo.

Acompañamos al grupo de supervivientes liderado por Rick Grimes en su transición adaptativa a este nuevo paradigma. La civilización ha caído, el mundo ha cambiado, y con él el modo de vida de los humanos que lo habitan, así como sus prioridades inmediatas, conflictos morales y coyunturas. La sociedad del bienestar es cosa del pasado y volvemos a una realidad prehistórica en la que el ser humano vuelve a tener depredadores naturales. The Walking Dead es el primer trabajo de Robert Kirkman que da el salto a la pequeña pantalla. Gran parte de la responsabilidad del proceso de adaptación corre a cargo de Frank Darabont, director de conocidos largometrajes como ‘Cadena Perpetua’ o ‘La Milla Verde’, el cual además asume la dirección de varios de los seis capítulos y colabora como guionista junto al creador Robert Kirkman y Charles H. Eglee (‘Dark Angel‘, ‘The Shield‘, ‘Dexter‘…) entre otros.

© AMC

© AMC

Existe la distintiva intencionalidad de acercarse al género de horror desde la perspectiva del drama humano, pretendiendo aportarle realismo y alejándose del enfoque de la ciencia ficción. A esto contribuye de gran manera el excelente trabajo de maquillaje de Greg Nicotero, cuyo trabajo artístico se olvida de arquetipos ridículos, y se acerca más a la recreación de un estudio anatómico-forense que actúa como herramienta narrativa al mostrar la descomposición de los cuerpos y el paso del tiempo. Greg Nicotero afirma que cada extra que maquillan y convierten en no-muerto es un lienzo en blanco que les concede la oportunidad de crear un individuo e historia únicas, relatando así cómo vivió, en qué circunstancias murió, qué tipo de violencia presenció etc. La tarea de Nicotero es ardua, llegando a maquillar a ciento cincuenta extras en un día. Pues es en ese terreno donde esta producción destaca, la atención al detalle, haciendo un uso ético de los efectos especiales digitales que mejores o peores no ayudan a crear un resultado orgánico.

El rodaje de la serie se lleva a cabo en el Estado de Georgia, sus paisajes y geografía pasan a ser un personaje más de la serie, lo cual ayuda a potenciar esta idea de realismo. Los exteriores influyen en el trasfondo de los personajes, representan un papel silencioso y refuerzan la sensación de desamparo, desprotección y continua amenaza. La belleza de los bosques y la abundancia de vegetación crean una sensación de pureza y tranquilidad que contrasta con la crudeza y violencia de la situación.  El gran trabajo del departamento de efectos especiales y atrezzo creando un mundo devastado produce una sensación de inmersión en dicho mundo, le aporta cohesión, y es un elemento narrativo que envía un mensaje al espectador, que con sólo un vistazo es capaz de comprender la magnitud de los eventos acaecidos. Sobre los efectos especiales se dice que es un trabajo muy desagradecido, pues para alcanzar una gran calidad, han de pasar desapercibidos, que estén tan bien realizados que se camuflen con la normalidad. El hecho de que la duración de esta temporada sea de sólo seis capítulos presenta ciertos desafíos. No se puede alcanzar un gran nivel de desarrollo de todos los personajes, no es logísticamente posible si no se posee el tiempo. No se alcanza a conocerlos, ni sus motivaciones y en consecuencia no existe un vínculo que permita empatizar con ellos. Por tanto, al alcanzar el abrupto fin de temporada no estás involucrado. Dicen que es en las peores situaciones en las que sale lo mejor y lo peor de las personas, y con una falta de ocasión, hay una falta de conocimiento de esos pecados y virtudes. Aunque se asoman en ciertas historias pasadas en forma de flashbacks, es solo de manera superficial, y parecen delegar la labor de profundizar en cada uno de los personajes para temporadas venideras. El clímax del final de temporada posee un ritmo inconstante que de nuevo muestra que se quedaron cortos de tiempo, usando recursos para hacer cómplice al espectador de secretos que el resto de personajes desconoce con vistas a crear una base de seguidores que regrese para una nueva temporada.

© AMC

© AMC

A nivel interpretativo, observamos cómo destacan las actuaciones de grandes secundarios que llegan a eclipsar a los protagonistas; tales como Michael Rooker (Merle Dixon) o Lenny James (Morgan Jones) y esperamos que en futuras temporadas creen la ocasión de que el resto del casting brille con luz propia. En contraposición con el cómic, con su fría y seca estética en blanco y negro, apreciamos que el uso de la fotografía es luminoso y con un tinte onírico, que quizás busca recalcar la incapacidad de los personajes de creer el desastre de magnitudes bíblicas que es el mundo que viven tal y como lo conocen. La serie de televisión se nutre del cómic de una manera ecléctica. No es una copia exacta, eso lo sabéis los lectores. El ritmo y arco narrativo se alejan del original, exceptuando quizás el episodio piloto y varios eventos acaecidos en el campamento de los supervivientes. Mientras el medio literario de la novela gráfica original cumple a la perfección el propósito de involucrarte en la historia a través del vínculo con los personajes principales, la serie de televisión falla en esa misión, teniendo una mayor carga emocional la historia escrita.

El uso de la música y la banda sonora a cargo de Bear McCreary consigue lo que se propone, que es servir como refuerzo al mensaje emocional. Crear tensión cuando la historia lo exige, conmover y remover en momentos de gran carga emocional y añadir peso y dramatismo a una situación ya de por sí dramática de sobra. Existen un par de momentos, que el espectador descubrirá por sí mismo, en el que la elección de música va a facilitar salidas humorísticas, que proporcionan un efímero alivio y que otros pueden argumentar que rompen el ritmo y la tensión y destrozan el clímax. Eso os lo dejo en manos de vuestro sabio criterio. Hay que destacar el entrenamiento y preparación que reciben cada uno de los extras que interpretan a nuestras queridas criaturas devora-hombres. A los cuales se les enseña a caminar, moverse y comportarse de manera distintiva de acuerdo al paradigma que la idiosincrasia de este mundo propone. Con un par de excepciones, alerta spoiler por cierto, la pequeña niña que sujeta su oso de peluche y la esposa de Morgan que al parecer recuerda cómo girar pomos de puerta. Lo cual es risible si no completamente ridículo. Los cambios constantes en la dirección y guión de una producción que parece sufre de falta de cohesión, tienen como consecuencia una temporada con altibajos en calidad, ritmo y acción. Cosa que parece han corregido a lo largo de los años. Sin entrar en exigencias y estándares inalcanzables, esta temporada es a la totalidad de la serie lo que el oxigenado, arado, mullido y abonado del suelo que posteriormente va a ser sembrado es al trabajo del agricultor.

© AMC

© AMC

Acerca de Esther Tejedor (8 Artículos)
No encontré mi lugar en la realidad hasta que descubrí la fantasía.

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s