Últimos Artículos:

Steve Jobs

‘El hombre de hojalata en busca de su corazón’

Dirección: Danny Boyle | Guion: Aaron Sorkin | Reparto: Michael Fassbender, Kate Winslet, Jeff Daniels, Seth Rogen, Michael Stuhlbarg | Fotografía: Alwin H. Küchler | Música: Daniel Pemberton | Basado en: Novela ‘Steve Jobs’, de Walter Isaacson | Año estreno: 2015

Steve Jobs es un personaje que no necesita presentación, y los responsables de la recién estrenada película son conscientes de ello. Inicialmente concebida para reunir de nuevo al tándem creativo formado por David Fincher y Aaron Sorkin en la formidable ‘La Red Social’ (‘The Social Network’, David Fincher, 2010), la salida de Fincher del proyecto supuso la toma de mandos tras las cámaras del irregular pero siempre estimulante Danny Boyle. En lugar de entretenerse en narrar los comienzos y ascenso del personaje protagonista, esquema habitual en el género biográfico, se tomó la acertada decisión de situar la acción en los momentos previos a las presentaciones del Macintosh (1984), el NeXT (1988) y la primera iMac (1998), tres productos sin los que sería imposible concebir Apple como la empresa que es hoy en día o al propio Jobs como gran icono del mundo de la tecnología dirigida a las grandes masas.

Un elemento primordial, como no podía ser de otra forma, era la elección del actor encargado de dar vida a tan emblemático protagonista. Y es ahí donde reside el principal acierto del film, ya que Michael Fassbender hace suyo desde el primer minuto el retrato de un hombre ingenioso y perfeccionista que se ve a sí mismo como un dios caminando entre simples mortales. La mejor forma de describir el excelente nivel de su interpretación es el hecho de que resulta imposible imaginar a cualquier otro actor en el papel, a pesar de que grandes actores como Leonardo diCaprio y Christian Bale llegaron a ser fichados en primer lugar para ello. La dinámica de interacción de Fassbender con el resto de personajes es ágil y vibrante, algo en lo que queda totalmente patente el sello de Aaron Sorkin. De hecho, tras el visionado del film uno tiene la impresión de haber visto el debut como director del afamado creador de series como ‘The Newsroom’, ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’ o ‘Studio 60’. El oscarizado Danny Boyle pliega totalmente su estilo al de Sorkin, limitándose a hacer patente su sello visual en una trepidante sucesión de planos en el cierre de la cinta.

© Universal Pictures

© Universal Pictures

Tal como he comentado, la acción se centra en las interacciones del protagonista con una serie de personajes en los momentos previos a la presentación de cada uno de los productos mencionados, alternándose los conflictos tanto técnicos de dichas presentaciones como los problemas laborales y personales de Jobs con un núcleo fijo de personas importantes en su vida. De manera gradual, estos conflictos evolucionan y alcanzan diferentes picos de intensidad dramática. En primer lugar debo destacar la intachable labor de Kate Winslet como Joanna Hoffman, ejecutiva de marketing, mano derecha y réplica principal del personaje protagonista. De todo el reparto secundario es la que sale mejor parada al saber darle una mayor solidez y entereza a su personaje sin dejarse absorber por el festín interpretativo de Michael Fassbender. Mención aparte a un más que correcto Jeff Daniels como John Sculley (CEO de Apple) y al siempre entrañable Seth Rogen como Steve Wozniak (cofundador de Apple), una elección muy acertada como contrapunto amable de Jobs pero que acaba viendo limitada su participación a momentos demasiado puntuales y algo forzados.

Sin embargo, el personaje que acaba resultando el ancla mediante el que sus responsables pretenden unir el metraje del film es el de Lisa, primera hija de Steve Jobs y con la que mantuvo una complicada relación a lo largo de su vida. A pesar de lo acertado de la idea de crear ese vínculo emocional entre su hija y la evolución de sus productos, la manera en que esto sucede a lo largo del metraje no siempre es lo bastante sutil. En determinados momentos la presencia de la madre de Lisa y los conflictos que aforan de índole personal con respecto a ellas resultan forzados o incluso absurdos al ubicarse en los minutos anteriores a tan importantes eventos, por lo que el excesivo subrayado de ese factor humano del emblema de Apple resta fuerza al mensaje final de la película. Porque el Steve Jobs que nos presenta Sorkin es un ser retorcido y complejo, capaz de moverse de la misma forma entre el mundo de los negocios y el personal sin hacer concesiones en ninguno de ellos. Pero como es habitual en el ideario del autor que firma el guion, queda un halo de esperanza a la capacidad de que en los más profundo de su ser, Steve Jobs no fuese solo un hombre obsesionado con el control y la fama, sino que su objetivo final no fuese otro que hacer de sí mismo una máquina capacitada para amar.

© Universal Pictures

© Universal Pictures

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s