Últimos Artículos:

Una Chica Vuelve a Casa Sola de Noche

‘Sed de sangre y justicia’

Dirección: Ana Lily Amirpour | Guion: Ana Lily Amirpour  | Reparto: Sheila Vand, Arash Marandi, Marshall Manesh, Dominic Rains, Mozhan Marnò | Fotografía: Lyle Vincent | Música: Johnny Jewel | Año estreno:  2014

En raras ocasiones se tiene la oportunidad de ver una película ambientada en determinados países sin que la temática social sea el argumento principal, ya sea la guerra, la figura de la mujer en sociedades musulmanas o cualquier otro elemento llamativo y denunciable desde la perspectiva occidental. Naturalmente es normal que dentro de cinematografías limitadas a nivel presupuestario y estructural nos encontremos con una mayoría de producciones que muestren la vida cotidiana del país, o en el caso de producciones con capital foráneo se incida en el factor de la denuncia. Mi crítica en este caso va hacia el hecho de que existen múltiples formas de hablar sobre la realidad de un país y sociedad concreta, y el uso del cine de género, que en cierto modo atañe a ‘Una chica vuelve a casa sola de noche‘, es una opción a reivindicar para ello.

En la ciudad iraní de Bad City, una vampira recorre las calles acechando a los elementos marginales de su población, especialmente a aquellos hombres que tratan de forma despreciable a las mujeres de distinta manera. Durante una de sus cacerías nocturnas conocerá a Arash, un joven en el que podrá encontrar un resquicio de bondad hacia el género femenino dentro de una sociedad machista y misógina. Rodada en blanco y negro con una fotografía fantástica que genera una atmósfera a medio camino entre el western clásico y el tono presente en el cine de directores como David Lynch, la directora Ana Lily Amirpour hace gala de una mezcla de estilos y referentes culturales a la altura de su propio origen (de ascendencia persa, nació en Inglaterra y se crió en Estados Unidos, país de producción de la cinta). A pesar de tener como elemento principal un personaje vampírico, el género de terror convencional no tiene prácticamente cabida durante esta fascinante historia.

© VICE Films

© VICE Films

Como si de una especie de elemento ajusticiador de la naturaleza se tratase, la vampira interpretada por una enigmática Sheila Vand (aunque desconocida para el gran público, acumula a día de hoy una considerable cantidad de apariciones en producciones como la oscarizada ‘Argo’) ejerce una especie de baremo moral sobre la población de Bad City, eligiendo como alimento a aquellos hombres que llevan una vida basada en el mal y el trato vejatorio hacia la mujer. Leyendo mis palabras podría esperarse un trato grueso y algo repetitivo sobre ese enfoque social, pero nada más lejos de la realidad. La temática de fondo no podría ser tratada de forma más sutil y elegante, siendo más importante el ambiente onírico en el que transitan los dos protagonistas, testigos directos de aquellos elementos subversivos y ocultos de una sociedad regida por leyes y edictos morales estrictos y adheridos a la religión.

Hay un ejemplo estupendo de la inteligencia cultural y referencial de la directora: el uso del velo islámico en la protagonista. Aunque resulta evidente el escaso presupuesto de la cinta, esto no resulta molesto gracias a la manera de rodar determinadas escenas como los momentos en que la vampira se alimenta, siendo el velo un aliado para mantener ocultos determinados detalles que de mostrarse en mayor cantidad podrían habernos sacado de la historia por la falta de medios. Además, el gusto musical compartido por los protagonistas refuerza el contraste de estilos estéticos y culturales reinante durante todo el metraje. No puedo evitar incidir en la maravillosamente hipnótica atmósfera de esta película. Tanto por una excelente fotografía que encuentra en el blanco y negro un aliado para crear una atmósfera única como por la dirección de actores. No en vano no son las conversaciones entre Arash y la vampira  lo que mueven el desarrollo de su ambigua relación, sino los silencios llenos de muda comprensión ante la realidad en la que confluyen. Esa elegante sutilidad está presente hasta el último fotograma de ‘Una chica vuelve a casa sola de noche‘, film que invito a abordar a cualquier tipo de espectador desde la perspectiva abierta de encontrarse con una oportunidad de conocer otra visión de la sociedad musulmana y una manera diferente de afrontar el cine de vampiros.

© VICE Films

© VICE Films

Acerca de Samuel Martín (51 Artículos)
Cinéfilo hasta la médula, disfruto por igual una película de autor que la cinta más palomitera. ¿El único requisito? Que merezca la pena hablar de ella

1 Trackback / Pingback

  1. El Mejor Cine de 2015 | Última Toma

¡Déjanos tu comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s